Skip to main content

Por qué no es buena idea que enseñes a tu hijo a conducir por tu cuenta

conducir
-

07/01/2020 - 13:53

Enseñar a los hijos a conducir es una costumbre que hemos visto durante muchos años y en películas extranjeras. Sin embargo, esta práctica es ilegal en España y puede costarnos muy caro. 

Gracias a Hollywood sabemos que en Estados Unidos aquellas personas que se están sacando el carnet de conducir pueden practicar con la supervisión de un adulto que ya haya pasado las pruebas. Es una realidad muy distinta a la que se vive en las carreteras españolas. 

En España es necesario esperar a tener los 18 años cumplidos y apuntarse a una autoescuela para poder aprender a conducir y examinarse del carnet. Aun así, los altos precios de las matrículas, clases prácticas y exámenes están impulsando que los padres den clases particulares a sus hijos arriesgándose a que les pongan una multa o algo peor.

Las autoescuelas están alertando a las autoridades del aumento de estudiantes que practican o aprenden por su cuenta, infringiendo el artículo 384 del código penal, que establece que nadie sin el carnet adecuado puede conducir un vehículo de motor o ciclomotor. 

Para empezar es un riesgo que puede desembocar en un accidente grave. Los coches de las autoescuelas están acondicionados para que el profesor pueda tomar los mandos del vehículo en caso de necesidad desde el asiento del copiloto. Esto no ocurre en los coches particulares, donde sólo el conductor tiene acceso a los pedales. 

Además, puede acarrearnos una multa importante e, incluso, en función de los hechos, una pena de prisión de tres a seis meses. También es posible castigar al responsable con trabajos en beneficio de la comunidad, de entre 30 y 90 días. Se entiende como principal responsable al propietario del vehículo y la persona con carnet que está a cargo de la situación, puesto que el conductor no está capacitado para ello, pero que también se consideraría responsable en menor medida. 

Por supuesto, si el conductor es menor de edad, la multa deberá pagarla el tutor legal de éste. Por mucho que sacarse el carnet suponga actualmente un precio considerable, no parece que merezca la pena el riesgo que corren tanto el conductor y su acompañante como el resto de personas a las que pueden afectar en caso de accidente.