Skip to main content

Estas son las 4 multas que podrían ponerte este mismo invierno y que es probable que no conozcas

Conducir en invierno

DepositPhotos

06/01/2022 - 20:14

A partir de ahora, quizás te pienses dos veces salpicar a un peatón cuando circulas con tu coche sobre terreno con charcos.

Durante los meses de invierno, debemos extremar las precauciones al volante debido al hielo, la nieve, la lluvia y el frío que pueden afectar a nuestra conducción.

Ahora la DGT puede acabar poniéndote una serie de multas que no te esperabas en invierno y que debes conocer para evitarlas.

Y es que según ha confirmado lavanguardia de fuentes propias de la DGT, el conductor puede llevarse una buena multa si no quita restos de hielo del parabrisas delantero, conduce con abrigo grueso, usa botas de tacón o incluso salpica a un peatón.

En el primer caso, es totalmente obligatorio que nuestro parabrisas delantero no dificulte en absoluto la visibilidad, por lo que debemos llevarlo totalmente limpio para que no entorpezca nuestra visión. 

Así que si cualquier mañana te despiertas y al coger el coche ves que tienes una placa de hielo en el parabrisas, es obligatorio que la quites antes de salir para la carretera. Y es que circular con el parabrisas con una capa de suciedad o de hielo que dificulte la visibilidad puede acarrear una sanción de 200 euros.

En este caso el artículo 19 del Reglamento General de Circulación señala que “la superficie acristalada del vehículo deberá permitir la visibilidad diáfana del conductor sobre toda la vía por la que circule”.

También pueden multarte por conducir con abrigo grueso. En el artículo 18 del RGC se señala que el conductor del vehículo “está obligado a mantener su propia libertad de movimientos”. Eso significa que si llevas un abrigo grueso que te limite la libertad de movimientos a la hora de conducir, podrías ser sancionado si así lo considerara un agente de tráfico. La sanción podría ascender a 200 euros.

Sobre conducir con botas de tacón, pasa exactamente lo mismo que conducir en verano con chanclas. Si el agente de tráfico considera que conducir con botas de tacón podría afectar a tu libertad de movimientos, podría sancionarte.

Y es que conducir con tacones puede provocar que no se logre pisar el freno o el acelerador de forma adecuada, además de poderse quedar atascado en la alfombrilla inferior. La multa podría ascender hasta 200 euros.

Finalmente si salpicas a un peatón al pasar con el coche, y te denuncia o te caza un agente de tráfico, también podrías ser sancionado.

El artículo 46 del RGC señala que “se circulará a velocidad moderada y, si fuera preciso, se detendrá el vehículo cuando las circunstancias lo exijan […] al circular por pavimento deslizante o cuando pueda salpicarse o proyectarse agua, gravilla u otras materias a los demás usuarios de la vía”.

Se podría considerar una infracción grave con multas de 200 euros o muy grave con multa de 500 euros, en función de la velocidad del vehículo al cometer esta infracción y no por la cantidad de agua salpicada.

Etiquetas:

#Motor

Y además