Skip to main content

Los fabricantes de automóviles se fragmentan ante la llegada del coche autónomo ¿Por qué?

El Mercedes Clase A de 2018 integrará Inteligencia Artificial

27/07/2018 - 18:43

Daimler AG, empresa matriz de Mercedes-Benz, ha anunciado sus planes de separar la división de camiones de Daimler y el departamento de movilidad para, literalmente, “estar preparados para el futuro”. Con este movimiento, el fabricante alemán convierte en entidades independientes a dos piezas clave en lo que la propia compañía ha denominado “Project Future”.

Con la nueva estructura, la división de coches y furgonetas de Mercedes-Benz se denominará Mercedes-Benz AG. La división de camiones y autobuses se unirán bajo el nombre de Daimler Truck AG, mientras que la división de movilidad y la de servicios financieros se unirán en un tercer grupo llamado Daimler Mobility AG.

Según la marca alemana, este movimiento le permitirá tener mayor flexibilidad a la hora de asociarse con otras empresas para competir en el sector del automóvil en el futuro.

Este es el segundo movimiento de un gran fabricante de automóviles que se produce esta semana, ya que hace solo unos días, Ford anunciaba la creación de una nueva división llamada Ford Autonomous Vehicles Inc. con la que el gigante de Detroit quiere luchar contra otros fabricantes que ya están probando sus coches autónomos.

Todos estos movimientos estratégicos de los grandes fabricantes de automóviles ponen de manifiesto la enorme presión a la que se han visto sometidos últimamente. Estas presiones no solo vienen por parte de usuarios y gobiernos, que exigen soluciones híbridas o eléctricas que reduzcan las emisiones, sino que otros actores como Tesla, Google o Uber con sus sistemas de conducción autónoma, están forzando importantes cambios en un modelo de negocio que está condenado a desaparecer.

En los últimos años, los fabricantes de automóviles han conseguido desarrollar sus proyectos de coches autónomos negociando acuerdos con compañías tecnológicas, al tiempo que ampliaban su área de influencia en la fabricación de coches.

Smart fortwo electric

Un ejemplo encontramos en la americana General Motors, que invirtió en Lyft para desarrollar software de conducción autónoma, pero también compró la startup especializada en coche autónomo Cruise Automation.

Ford hizo un movimiento similar invirtiendo en Argo, una compañía de IA autónoma, mientras que su división Smart Mobility LLC alcanzó un acuerdo con el fabricante chino Zotye para desarrollar servicios de transporte compartido en ese país.

Las decisiones tomadas por Daimler AG y Ford indican una clara tendencia de los grandes fabricantes de tomar posiciones estratégicas ante la llegada del coche autónomo y a los nuevos modelos de transporte que supondrán un profundo cambio en toda la industria automovilística.

¿A qué obstáculos se enfrenta un coche autónomo?

Los mercados no se tomaron a bien el movimiento inicial de Ford que sufrió un fuerte varapalo en sus acciones. Con el segundo movimiento de Daimler AG, parece que los mercados han comprendido que quien no esté en una posición estratégica cuando llegue el coche autónomo, perecerá arrollado bajo sus ruedas.

El principal motivo para que las grandes compañías separen las divisiones dedicadas al desarrollo del coche autónomo del resto de la compañía no es otro que hacerlas más atractivas para los inversores, que parece que ven con mejores ojos invertir en proyectos de movilidad y conducción autónoma, que en un gran fabricante de coches, aunque en esencia el proyecto sea el mismo.

Esta fragmentación de los grandes fabricantes de automóviles también permite las divisiones independientes funcionar como startups, siendo más atractivas para los jóvenes talentos encargados de desarrollar las tecnologías del coche conectado y autónomo.

Sin embargo, la razón última que se ocultaría tras todas estas decisiones, es que conceptos como el coche autónomo o las distintas modalidades de vehículo compartido, alterarán definitivamente el sentimiento de propiedad del automóvil que actualmente tiene el usuario.

¿Quién querría comprar un coche en propiedad teniendo disponible toda una flota de vehículos compartidos que solo pagas cuando los usas? Esa es la auténtica estrategia, ser los mejores ofreciendo servicios de carsharing movilidad compartida.

Ver ahora: