Skip to main content

Ford tendrá Nivel 2 de conducción autónoma en sus patinetes

Patinete de Ford

Elena Sanz Bartolomé

31/12/2020 - 19:30

Ford logrará que sus nuevos patinetes eléctricos tengan conducción autónoma de Nivel 2.

En el esquema de Ford nos encontramos con Spin, el departamento que la marca del óvalo azul ha dedicado a la tan de moda micromovilidad. A través de él ha presentado el módulo PathPilot IoT con el que se puede incorporar inteligencia artificial e internet de las cosas a los vehículos de última milla. Sí, los patinetes de Ford tendrán el Nivel 2 de conducción autónoma.

Este es el resultado de la colaboración que Ford tiene con Drover AI, una empresa especializada en soluciones basadas en IoT e impulsadas por inteligencia artificial. Aplicado esto al mundo del motor se traduce en vehículos eléctricos unipersonales (patinetes, bicicletas…) capaces de hablar con los demás dispositivos para saber qué está pasando a su alrededor.

Una asociación que es posible gracias al movimiento que hizo Ford Smart Mobility hace un par de años. En 2018 compró Spin, la empresa de patinetes eléctricos compartidos que ofrece una alternativa de transporte para el primer y último tramo. De la unión de Spin con Drover nace un sistema avanzado de asistencia al conductor destinado a los patinetes eléctricos.

Nivel 2 de conducción autónoma

El nuevo módulo PathPilot IoT eleva al Nivel 2 el sistema Spin Insight. Se puede acoplar en cualquier dispositivo y sus diferentes sensores lanzan avisos para el conductor y para el resto de usuarios de la vía: detectan, en tiempo real, la presencia de aceras, la situación de los carriles bici o la posición y velocidad de otros patinetes. Algo que puede hacer de manera eficiente incluso en aquellas áreas con problemas de recepción de la señal de GPS.

Esta información se registra en una base de datos que analiza el comportamiento de los conductores y amplía el conocimiento sobre la infraestructura. Y no sólo eso: mejora y aumenta la seguridad de los patinetes y sus usuarios. Moverse en la ciudad implica un riesgo real porque en la vía hay más actores y, además, hay que añadir la presencia de los peatones. Con la creación de esta red de dispositivos se puede reducir el riesgo de accidente prácticamente a cero.

Este artículo fue publicado en Autobild por Elena Sanz Bartolomé.