Skip to main content

Los coches conectados de Hyundai aterrizan en Europa

Hyundai Bluelink

02/09/2019 - 15:08 | Actualizado 02/09/2019 - 15:09

Hyundai ha anunciado que, por fin, se sube al carro del coche conectado en el mercado europeo: a lo largo de los próximos dos años, todos los nuevos lanzamientos de la marca incluirán el sistema de Bluelink Connected Car Services dentro del navegador. El primer modelo en recibirlo será el Ioniq (2020), que ya viene con esta conectividad de fábrica en la versión que integra el navegador de 10,25 pulgadas, y pronto irá llegando a muchos más.

En una era en la que la palabra "conectado" ya acompaña desde el primer día a cualquier nuevo coche que sale al mercado, que Hyundai haya decidido dar el salto a la conectividad en sus vehículos es una noticia que ya se estaba haciendo esperar. A través de Bluelink Connected Car Services, los coches conectados de Hyundai tendrán acceso permanente a la red –a través de una tarjeta SIM instalada en el vehículo–, lo que abre la puerta a poder conocer en tiempo real el estado del tráfico, encontrar aparcamiento libre o buscar el mejor precio del combustible en cada gasolinera, entre otras funcionalidades.

Bluelink Connected Car Services vendrá de serie en todas las versiones que incluyan el paquete con el navegador de 10,25 pulgadas, empezando por el nuevo Ioniq –nosotros tuvimos la oportunidad de probar el modelo del año pasado, y precisamente echábamos en falta un navegador más conectado– y siguiendo por todos los modelos que salgan al mercado de aquí a los próximos dos años.

De la mano de este despliegue de Bluelink Connected Car Services en Europa –un servicio que, pese a llevar años operativo en Estados Unidos y otras partes del mundo, todavía no lo había hecho en el viejo continente–, a partir de este año a los coches de Hyundai llegará todo el repertorio de funcionalidades que ya resultan imprescindibles en un vehículo moderno. Ver si hay plazas libres de aparcamiento antes de llegar o conocer de antemano el tiempo en nuestro destino son solamente algunos ejemplos de las funcionalidades a las que abrirá la puerta el hecho de que el coche esté conectado a internet.

Por supuesto, dentro de este pack seguirán viniendo también Android Auto y Apple CarPlay, los dos estándares de Google y Apple, respectivamente, que permiten controlar ciertas funcionalidades del teléfono directamente desde el navegador. Es algo que ya existía en la marca, y que ahora se verá complementado con la propia conectividad del vehículo.

En este sentido, a través de la aplicación de Blue Link la conectividad también fluirá entre el coche y el móvil de su propietario: gracias a la vinculación entre el vehículo y el teléfono, el propietario podrá realizar de forma remota funcionalidades tales como por ejemplo localizar dónde está aparcado el coche o si han quedado todas las puertas cerradas.

En el caso de los modelos eléctricos de la marca, resulta especialmente destacable la posibilidad de controlar de forma remota el climatizador, ver el estado de la carga o revisar la autonomía restante antes de salir de viaje.