Skip to main content

La impactante comparación de la DGT: tu coche cayendo desde edificios emblemáticos

coche juguete

Depositphotos

29/04/2021 - 11:35

La última campaña de la DGT para concienciar sobre los límites de velocidad en carretera compara los choques con caídas desde edificios.

En ocasiones no sabemos de qué modo nos jugamos nuestra integridad hasta que alguien nos muestra una comparación que nos despierta. Con esa intención ha salido una de las últimas publicaciones de la DGT en su revista y redes sociales que tiene el objetivo de que los conductores reduzcan la velocidad a la que viajan.

Todos tenemos claro que no es lo mismo sufrir una colisión a 50 km/h que a 120 km/h. Como ejemplo de esto podemos ver el cambio que se va a realizar en mayo con las velocidades límite en las ciudades y la apuesta por los 30 km/h tras detectar que para los peatones "si la velocidad del vehículo que impacta es de 30 km/h el riesgo es de un 10%; si la velocidad es a 50 km/h, ese riesgo de fallecimiento se eleva al 90%".

Se puede pensar que en el caso de las personas que van dentro de los vehículos estas cifras no son tan importantes al contar con multitud de medidas de seguridad, desde el cinturón o el airbag a las mejoras en las estructuras de los vehículos. Pero esa percepción puede cambiar.

¿Crees que estarías a salvo si tu coche cae desde la muralla de Ávila? ¿Y desde la Torre de Hércules? En este tipo de imágenes se basa la campaña que ha compartido la DGT para concienciar sobre la velocidad en carretera, con comparaciones entre las distintas velocidades y que se caiga tu vehículo desde conocidos edificios.

Si tienes un choque a 50 km/h es como si caes con tu coche desde la muralla de Ávila, a 120 km/h de la Torre de Hércules de A Coruña, a 139 km/h de la Torre del Agua de Zaragoza... Y ya con ejemplos más impactantes, a 191 km/h de la Torre Agbar de Barcelona o a 252 km/h de la Torre Caja Madrid, un edificio de 250 metros. Resulta difícil pensar en salir intactos.

Esta publicación también se puede ver en la Revista de la DGT. No sabemos el impacto que podrá tener sobre los conductores más temerarios, pero despierta la imaginación sobre lo que puede ser caer desde esas alturas y los riesgos que se llegan a correr.