Skip to main content

Jaguar está ideando un idioma para que los coches autónomos se comuniquen con los humanos

Jaguar IA

27/01/2019 - 14:47

Es importante la comunicación entre los coches autónomos y los humanos, sobre todo porque hablamos de una realidad en la que ambos deben convivir en la sociedad.

Y es que en un futuro, si existieran millones de coches autónomos en nuestras carreteras, tendrán que acabar interaccionando en mayor o menor medida con los humanos que, por ejemplo, tengan que pasar por un paso de cebra.

Y es que los coches autónomos no pueden utilizar gestos con las manos para comunicarse con los peatones, con lo que se podrían generar situaciones confusas en intersecciones concurridas. Es por ello que Jaguar está trabajando en un lenguaje simple para todos estos vehículos sin conductor para que puedan informar a los peatones cuando giren o cuando van a detenerse.

Jaguar IA

En lugar de letras y números, este lenguaje especial para coches autónomos se compone de una serie de barras de luz proyectadas en el suelo. Estas barras irían cambiando de forma y de espacio a la hora de interaccionar con el entorno, algo que podría dar una idea al peatón sobre si el coche autónomo va a detenerse o no en un paso de cebra.

Estas pruebas se basan en comprender la cantidad de información que un vehículo autónomo debe compartir con un peatón para ganar su confianza. Al igual que con cualquier nueva tecnología, los humanos tienen que aprender a confiar en ella, y cuando se trata de vehículos autónomos, los peatones deben confiar en que pueden cruzar la carretera de manera segura”, ha explicado Pete Bennett, gerente de investigación de la división de movilidad de la empresa Jaguar.

Crean una IA que permitirá a los coches autónomos detectar puntos ciegos en la carretera

De momento se trata de una prueba experimental, pero que de tener éxito podríamos verlo durante la próxima década en nuestras carreteras. Todavía hay tiempo para que distintas empresas trabajen en una forma de comunicación entre los coches autónomos y los peatones.