Skip to main content

Kalashnikov, el fabricante de armas, presenta un coche eléctrico

coche eléctrico kalashnikov

El Kalashnikov CV-1 se basa en el VAZ IZh 2125 Kombi.

Kalashnikov.

24/08/2018 - 08:15

Kalashnikov, el popular fabricante de armas ruso mundialmente conocido por el AK-47, ha presentado su nuevo modelo de coche eléctrico. Se trata de un vehículo eléctrico de estilo retro inspirado en un coche soviético de los años 70 y, de acuerdo con la marca, equipa una tecnología avanzada capaz de competir con los Tesla.

El nuevo concept car de Kalashnikov ha sido bautizado con el nombre de CV-1, y su puesta de largo tuvo lugar el jueves 23 de agosto en en el foro internacional de defensa Army 2018 que se celebró a las afueras de Moscú. 

Como puedes ver en la imagen de portada de esta artículo, el diseño de este vehículo resulta bastante peculiar. La marca explica que la apariencia de su coche está inspirada en el Izh-21252 Kombi, un hatchback soviético que fue desarrollado en la década de 1970. 

En la presentación, Kalashnikov ha presumido de la innovadora tecnología que integra su coche eléctrico de estilo retro, e incluso ha afirmado que tiene potencial suficiente para plantar cara a los Tesla de Elon Musk. "Esta tecnología nos permitirá situarnos en las filas de los fabricantes mundiales de coches eléctricos como Tesla, y ser sus competidores", ha señalado RIA-Novosti en un comunicado de prensa de la compañía.

De acuerdo con Kalashnikov, el CV-1 integra una serie de elementos vanguardistas que han sido concebidos y desarrollados con el objetivo de crear un "súperdeportivo eléctrico" y revolucionario. Tiene una potencia de 220 kW y su tiempo de aceleración de 0 a 100 km/h es de 6 segundos. La batería tiene unas dimensiones de 50 x 50 x 100 cm, una capacidad de 90 kW/h, ofrece una autonomía de 350 km y destaca por contar con un inversor revolucionario.

Estos son los coches eléctricos con mejor relación calidad precio

De momento, el CV-1 es un concept car y la compañía no ha revelado si tiene intención de comercializarlo, su posible fecha de lanzamiento ni su precio.

Este movimiento responde a la estrategia de diversificación de Kalashnikov, que en los últimos tiempos está probando suerte en otros sectores. Entre otros productos, ha creado una lancha motora civil, vehículos áreos no tripulados, paraguas, fundas para móviles e incluso un enorme robot de combate.