Skip to main content

La letra pequeña de Tesla: si compras un coche usado, tendrás que volver a pagar por los extras

Tesla Model S

07/02/2020 - 10:06

La conexión remota con los vehículos no solamente ofrece la opción de actualizar los sistemas de los Tesla e implementar nuevas opciones o características que mejoren la conducción, también abre la puerta a que la compañía pueda desactivar servicios. Un caso ocurrido en Estados Unidos es una buena muestra de esta circunstancia.

Tesla ha desactivado la conducción autónoma, el Autopilot, de uno de sus vehículos. Según la compañía de Elon Musk, el propietario de un Tesla Model S compró un vehículo sin pagar esa característica, por lo que no debe tener opción a usarla.

El concesionario externo -no de Tesla- al que compró el Tesla Model S se había hecho con el vehículo mediante una subasta y el Autopilot se activó en el concesionario. Al considerar que el vehículo ha sido revendido porque no fue desde Tesla directamente a las manos del actual propietario, se considera que no debería tener derecho a este servicio.

The Verge afirma que otras de las características que se han actualizado de forma remota en el vehículo siguen activas, como el control de velocidad crucero o la tracción a las cuatro ruedas.

Esta situación se ha dado porque Tesla realiza auditorías del software de los vehículos y al ver la nueva situación del Tesla Model S decidió que no cumplía las circunstancias para disponer de esta característica.

Ante la queja del dueño, esta fue la respuesta de Tesla: “Tesla ha identificado recientemente casos de clientes que se configuraron incorrectamente para versiones de Autopilot que no pagaron. Desde entonces, se han realizado auditorías para corregirlo. Su vehículo es uno de los que se configuró incorrectamente con piloto automático. Revisamos su historial de compras y, desafortunadamente, no es una característica que haya pagado. Nos disculpamos por la confusión. Si todavía está interesado en tener esas características adicionales, podemos comenzar el proceso para comprar la actualización”.

Contratar la conducción autónoma tiene un coste de 8.000 dólares en Tesla Model S y el actual dueño del vehículo puede hacerlo en cualquier momento. Pero él también considera que cuando lo compró ya pagó por él al estar entre las características con las que se vendía.

En resumen, casos como este sirven como ejemplo de las particularidades que se dan cuando la empresa tiene acceso en cualquier momento a la situación del vehículo, sea para activar o actualizar servicios, o para quitarlos, como en este caso que puede plantear tantas dudas sobre quién tiene razón.