Skip to main content

Mercedes Vision Simplex, el coche del futuro con un diseño de hace 100 años

Mercedes-Benz Vision Simplex

15/09/2019 - 17:40

La mayoría de los coches eléctricos y autónomos conceptuales que hemos visto tienen un diseño futurista más propio de una película de ciencia-ficción que de un vehículo convencional. Mercedes-Benz ha sorprendido en el Salón de Frankfurt al presentar el original Mercedes Vision Simplex, un coche eléctrico retrofuturista con un diseño de hace 100 años, en homenaje al primer Mercedes de la historia.

En 1901, Daimler diseñó una bólido de carreras para el diplomático y empresario Emil Jellinek, con numerosas innovaciones que después se convirtieron en canon en los automóviles de las próximas décadas, como el motor en la parte delantera, un pedal para acelerar, y cambio de marchas. Para diferenciarlo de los vehículos Daimler convencionales Jellinek le puso el nombre de su hija, Mercedes 35 CV. Se convirtió en en el primer Mercedes de la historia, al que muchos consideran el primer coche moderno.

Este vehículo compitió en varias carreras con gran éxito, así que se adaptó como modelo de calle, rebautizándolo con el nombre de Mercedes Simplex, comercializado en 1902. 117 años después, la compañía alemana ha presentado el concept-car Mercedes Vision Simplex, un coche eléctrico retrofuturista con un diseño de hace un siglo.

Mercedes-Benz Vision Simplex

Este vehículo conceptual (seguramente no llegará a fabricarse) rompe con los convencionalismos de los coches eléctricos actuales para recuperar diseños de fabricación que se perdieron hace décadas.

Es un descapotable biplaza sin puertas, en donde la cabina se ha transformado en un morro alargado con una pantalla en el frontal, y un marco de oro rosa.

Las cuatro ruedas, de gomas finas como los coches de principios de siglo, se separan de la carrocería. En la parte trasera hay un pequeño maletero, de nuevo un homenaje al diseño clásico de los primeros vehículos de la historia.

El volante también está despegado del salpicadero, y sale directamente del suelo. En el cuadro de mandos solo vemos un reloj de aspecto retro, y cuatro aberturas de propósito desconocido.

Mercedes-Benz Vision Simplex

La originalidad en el diseño se aplica también a la pintura, ya que la mitad delantera del coche es blanca, y la otra mitad negra, con el interior tapizado de azul.

Por desgracia, es poco probable que algún día lleguemos a ver este Mercedes Vision Simplex en movimiento. Es un coche conceptual con un diseño radical, donde parece que el motor podría trasladarse a las propias ruedas. Como concepto es espectacular, pero otra cosa diferente es que sea conducible, y fabricable...

Pero el concepto en sí, volver la vista al pasado para diseñar los vehículos del futuro, es algo que quizá veamos en algún modelo de Mercedes u otra marca.

Tags:

#Destacado