Skip to main content

El mítico Hummer vuelve: lo hará en forma de coche eléctrico

Hummer

11/01/2020 - 11:25

Las modas se van y vuelven, y General Motors podría traer de vuelta la marca Hummer bajo un nuevo coche eléctrico que se lanzaría a principios de 2022.

Según The Wall Street Journal basándose en fuentes familiarizadas con el asunto, una nueva versión del clásico Hummer podría volverse a lanzar al mercado pero en esta ocasión bajo un coche totalmente eléctrico y vendiéndose bajo la marca GMC. Este futurible anuncio sigue los rumores anteriores sobre el relanzamiento de la marca.

El anuncio se realizaría durante la Super Bowl el próximo 2 de febrero, y el famoso jugador de baloncesto LeBron James protagonizaría el anuncio que costaría millones de dólares a la marca. De materializarse finalmente, General Motors reviviría una de las marcas clásicas pero en esta ocasión la llevaría hacia una dirección diferente.

Hummer

El consumidor se imagina un vehículo Hummer como un todo terreno de grandes dimensiones, pero ante todo como uno de los idearios del consumo de gasolina a principios de la década de 2000, lo que le trajo muchas críticas por la contaminación del medio ambiente. Ahora con este enfoque totalmente nuevo hacia la vertiente eléctrica, General Motors tendría que trabajar mucho la modificación de marca para adaptarla a los nuevos tiempos.

Cabe recordar que el Hummer fue retirado del mercado como parte de la quiebra de GM en 2009, algo que se unió a los altos precios de la gasolina y a una mala reputación por contaminar el planeta. Este nuevo lanzamiento se entiende dentro de la moda de revivir lo clásico para adaptarlo a lo moderno, a la popularización de los SUV y también a los vehículos eléctricos que dominarán a partir de la próxima década.

La marca Hummer siempre ha contado con muy buenas ventas en territorio norteamericano, mientras que en Europa ha sido todo lo contrario por considerarse un vehículo que consumía demasiada gasolina y que además contaba con una envergadura desproporcionada.

Se trata de un interesante movimiento que podría ser uno de los anuncios cacareados durante la Super Bowl que se celebrará el próximo 2 de febrero, en la ya clásica disposición de los anuncios más caros del año.