Skip to main content

Multas imposibles de recurrir: el coche que circulaba con un mástil de 6 metros en vertical

Conducción temeraria

Multimedia Atlántico

25/11/2020 - 18:44

Mientras conducía por la autovía con su peculiar carga, el conductor se dió cuenta de lo que estaba haciendo. Así que aparcó y esperó a la policía para recibir la multa. Se la había ganado...

¿Qué puede pasar por la cabeza de una persona para arrancar el coche y circular por la ciudad con un poste de 6 metros en vertical? ¿Pensaría que nadie se iba a dar cuenta?

El viejo dicho ya nos lo avisa: "la realidad supera a la ficción". Pero esto no lo habíamos visto nunca: un coche circulando con un poste de madera de casi 6 metros de longitud colocado en vertical.

Aquí podemos ver el vídeo subido por un sorprendido pasajero de otro coche que se cruzó con él. El comentario final refleja lo que todos pensamos...

Según nos cuenta nuestra compañera Noelia López en Auto Bild, en redes sociales no se ponen de acuerdo sobre qué es exactamente lo que este Ford Ka está transportando.

A primera vista parece un poste de la luz, pero no tiene sentido que un coche particular transporte un poste de este tipo, que suelen instalar las compañías eléctricas. Teniendo en cuenta que el incidente ocurrió en Navia (Vigo), que es una localidad con puerto marítimo, algunos especulan que podría tratarse de un mástil de una embarcación velera.

Gracias al techo retráctil del Ford Ka el imprudente conductor pudo colocar el poste de madera en vertical, y salir a la carretera con la absurda esperanza de que nadie se daría cuenta...

Echo Auto

Echo Auto

Altavoz inteligente para el coche que lleva Alexa a tu vehículo. Te ofrece todas las funciones del asistente de voz y te permite reproducir música en streaming y otros contenidos por los altavoces.

Pero bastan un par de segundos para darse cuenta de la larga lista de potenciales peligros que pueden surgir si conduces en estas conducciones: golpear a una farola o un semáforo, chocar en un túnel o contra los cables de luz, que el poste salga volando y golpee a otro vehículo, o a un peatón... Es una imprudencia temeraria en toda regla.

Al parecer el conductor llegó a la misma conclusión cuando estaba en mitad del trayecto, porque cuentan las crónicas gallegas que cuando la policía fue a detenerlo, se había parado y los estaba esperando.

Y nosotros que creíamos que ya lo habíamos visto todo...