Skip to main content

El mundo de la Fórmula 1 tiembla con la crisis

Ingenieros del equipo de Mercedes de F1 inventan un respirador para tratar el coronavirus fuera de la UCI

Adrián Mancebo

13/04/2020 - 19:30

La crisis económica global que podría avecinarse por la emergencia sanitaria del coronavirus podría dañar seriamente la salud de la Fórmula 1. La última vez que el mundo se vio inmerso en una crisis, algunas de las compañías involucradas en la F1, como Renault, BMW u Honda, decidieron abandonar la categoría reina. Uno de los responsables afectados, Mario Theissen, lo ha recordado en una entrevista reciente.

La última gran crisis económica que vivió el mundo, en 2009, tuvo como consecuencia para la Fórmula 1 la salida del campeonato de algunos de los equipos con mayor peso en el certamen. Salieron Renault -que se quedó como motorista-, Honda, y también BMW, dejando a la categoría reina en una situación muy delicada, sin algunos de los fabricantes de automóviles más importantes del mercado mundial.

Mario Theissen, que era responsable del proyecto de BMW en la Fórmula 1, ha recordado en declaraciones a Motorsport-Total cómo vivió aquellos complicados momentos y asegura que todo sucedió muy rápido. En solo unos días vio cómo la marca decidió salir del campeonato.

No sé si pasaron exactamente tres, cuatro o cinco días, pero no fue más hasta que se anunció oficialmente”, dice el alemán, quien fuese director del equipo BMW Sauber entre 2005 y 2009, y que vio a Robert Kubica lograr el primer y único triunfo del constructor en el recordado GP de Canadá de 2008.

Theissen no se atreve a descartar una posible marcha de algún fabricante actualmente involucrado en la F1. “No puede descartarse. Hay que esperar y ver. La situación aún es muy nueva. Solo podremos evaluarlo de aquí a unos seis meses, pero está claro que puede suceder cualquier cosa”, comenta.

 

La situación más preocupante -y rumoreada- es la de Renault, que en plena transformación tras el “caso Goshn” su CEO en funciones, Clotilde Delbos, dijo que hasta los planes en la F1 podrían ser revisados. Si hay que hacer recortes presupuestarios, está claro que el proyecto F1 puede verse afectado. También está Mercedes, Honda, que aunque están comprometidos con la categoría reina al menos a medio plazo, serán las decisiones “de arriba” las que marquen el rumbo.

Por otra parte están los equipos que ya tienen problemas económicos y que pueden sufrir con la crisis. El más vulnerable es sin duda alguna Williams, con serios problemas financieros desde hace años, y que perderá muchos apoyos si la F1 no arranca pronto este año. También lo es Haas, pues su dueño e inversor, el americano Gene Haas, ya ha dejado caer en alguna ocasión que si la F1 no le aporta beneficio de ningún tipo (incluyendo el aspecto deportivo) no va a estar perdiendo una fortuna de por vida.

Este artículo fue publicado en Autobild por Adrián Mancebo.