Skip to main content

Nikola, el Tesla de los camiones, acusado de fraude ¿qué está pasando?

Nikola Badger

Redacción Computer Hoy

17/09/2020 - 10:52

Nikola se está enfrentando a un problema de reputación en los últimos días debido a la conducción autónoma de su camión One. ¿Han simulado su tecnología o es un bulo para atacar a la empresa?

Nikola es una de las empresas que se dedican a fabricar camiones que implementen las últimas tecnologías. Al igual que ocurre con Tesla, las novedades que añaden son su seña de identidad: conducción autónoma, baterías de larga duración, uso del hidrógeno... Todo esto suele ir unido a su estrategia comercial.

Entre sus grandes proyectos están los camiones Nikola One y Nikola Two que funcionarán mediante pila de hidrógeno y tendrán unos 1.000 CV. La compañía especula con una autonomía de 1.200 kilómetros y una carga completa en menos de 30 minutos. En principio, está previsto que salgan a la venta en 2021.

El conocido como Tesla de los camiones, que tiene un valor de 22.000 millones de dólares sin haber puesto a la venta sus vehículos, ha sido denunciado en un informe por simular que el Nikola One tiene conducción autónoma cuando, supuestamente, carece de esa tecnología.

Dicho informe proviene de Hindenburg Research, empresa que quiere vender sus acciones en Nikola para reinvertir en ella cuando bajen su precio. Y de momento ha conseguido que se desplome su valor un 40% en unos días.

El CEO de Nikola, Trevor Milton, afirmó en 2016 que su camión ya era funcional, aunque con los años ha admitido su exageración y que los avances van más lento de lo esperado. Pero la situación se ha agravado tras la acusación de realizar sus vídeos demostrativos en pendientes para simular que los camiones circulaban solos, según El Mundo.

Desde Nikola no han gustado estas acusaciones, más todavía poco después de firmar un interesante acuerdo con General Motors. Su CEO publicó la primera respuesta en su cuenta de Twitter: "Hindenburg solo está logrando que la gente nos quiera más por tratar de destruirnos", luego prometió un informe detallado al respecto. Pero el efecto sobre sus acciones fue inmediato y la caída empezó en cuestión de horas.

En este momento existe una guerra de acusaciones entre Nikola y Hindenburg en la que ambas empresas se culpan de difundir falsedades. Por lo que parece, también se ha abierto una investigación al respecto. Veremos cómo acaba esta polémica.