Skip to main content

Una plaga de caracoles destroza 900 coches Mercedes nuevos... y hay que desmontarlos enteros

Caracol

15/11/2019 - 16:07

Los vehículos están expuestos a muchos peligros, pero hay pocos que puedan destrozar un coche, hasta el punto de tener que desmontarlo por completo. En Australia, una plaga de caracoles ha destrozado 900 coches Mercedes completamente nuevos, que estaban listos para ser entregados a sus compradores.

En realidad, los vehículos ni siquiera han llegado a desembarcar en Oceanía. Como estos Mercedes no se fabrican allí habían viajado en barco desde Europa a Australia. Al llegar a puerto miembros del Departamento de Agricultura australiano descubrieron que los coches estaban invadidos por una plaga de caracoles. Así que impidieron su desembarco y los enviaron de vuelta al puerto de Zeebrugge, en Bélgica.

El incidente ha supuesto un trastorno importante para los compradores de los coches, que tendrán que esperar más de un mes para recibir sus vehículos, ya que el viaje en barco tarda varios días. Según cuentan en Auto Bild tampoco ha sido agradable para Mercedes: cifra la pérdidas en 45 millones de euros.

¿Qué es lo que ha ocurrido? ¿Cómo pueden unos caracoles estropear 900 coches?

La plaga de caracoles que invadió el barco y destrozó los coches Mercedes pertenecen a la especie Xerolenta Obvia, que procede del sureste de Europa, aunque también abundan en España, por ejemplo. Es una especie bastante común.

Lo que es obvio es que no son australianos, así que los caracoles tuvieron que embarcar en algún punto de Europa, y actuaron mientras los coches eran transportados hasta Australia.

El problema de estos moluscos es que dejan muchas babas, y además se introdujeron por el tubo de escape y otros orificios de los coches hasta el interior, así que hay que desmontar los vehículos para limpiarlos y ver si hay partes sucias o atascadas por los caracoles en el motor u otros conductos.

No será una tarea sencilla, pero se supone que Mercedes podrá recuperar los coches.

Todo apunta a que la culpa es del mantenimiento del barco, con lo que su seguro tendría que hacerse cargo de los gastos. Pero también en posible que la plaga de caracoles haya entrado en los propios contenedores de la factoría, pues es una especie común en toda Europa.