Skip to main content

Prueban con éxito un airbag lateral exterior para el coche

Airbag exterior

18/02/2019 - 08:15

¿Serán los airbag externos la próxima tendencia en seguridad de los vehículos en los próximos años? El proveedor de vehículos alemán  ZF Friedrichshafen AG ha desarrollado un airbag lateral exterior para los coches. Ya está listo para instalarlo en los vehículos.

No ha sido una tarea sencilla. ZF Friedrichshafen AG lleva diez años trabajando en esta tecnología, que ya ha terminado. Algunos fabricantes alemanes han mostrado interés en ella.

El proveedor de repuestos asegura que este airbag lateral externo para el coche detiene el 30% de los golpes laterales, impidiendo la intrusión en la cabina de pasajeros. Si el golpe es muy fuerte y el vehículo acaba alcanzando a los pasajeros, las lesiones se reducen entre un 20 y un 30%.

Seguridad vehículos

¿Cómo funciona este airbag lateral externo para el coche?

El airbag se coloca en unos habitáculos especiales situados en el lateral del vehículo, bajo las puertas. Una serie de sensores son los que deciden cuándo se despliega. Aquí no sirven los frenazos bruscos, como en los golpes frontales, porque en ocasiones un golpe lateral se produce sin que el conductor se de cuenta, o intenta acelerar para esquivarlo, en lugar de frenar.

Este nuevo sistema de seguridad para coches utiliza tres tipos de sensores diferentes. Por un lado hay un radar que detecta distancias y objetos que se acercan.

También se instalan cámaras que detectan el tipo de objetos. No es lo mismo chocar contra un camión que contra una bicicleta...

Por último, un sensor LIDAR emite ondas de luz que crean una imagen 3D de los objetos que hay cerca. Juntando estos tres sensores, el software es capaz de saber cuándo un vehículo va a chocar lateralmente contra el nuestro. En ese momento despliega el airbag lateral exterior, en tan solo 100 milisegundos.

¿Sabías que en Amazon venden repuestos para coches?

Como hemos dicho, el sistema ya está funcionando y ha sido testeado. Ahora llega lo más difícil: convencer a los fabricantes para que lo usen. El principal obstáculo es que exige bastantes sensores, y no se puede instalar en los vehículos actuales. Hay que diseñar el coche desde cero para integrar este sistema de seguridad.

ZF Friedrichshafen AG intenta reducir este muro de entrada aplicando usos adicionales para los sensores, como por ejemplo utilizarlos también para aparcar, o para avisar al conductor si se acerca demasiado al bordillo, o a otro vehículo.

Si alguna marca lo aprueba, podríamos verlo en la carretera en menos de dos años.