Skip to main content

¿Por qué las motos de la Guardia Civil de Tráfico no cumplen la ley?

Motos guardia civil

AUGC

10/07/2018 - 20:00

¿Quién vigila a los vigilantes? Las motos de la Guardia Civil de Tráfico se han visto envueltas en una polémica estas últimas semanas, porque al parecer no cumplen con la normativa de tráfico que los propios agentes imponen a los conductores.

Todo se debe al soporte del extintor, que no está homologado. Al tratarse de una estructura que no es estándar, y que sobresale de la moto, es obligatorio que dicho soporte venga de fábrica antes de pasar la ITV, o volver a pasar la ITV una vez que se ha instalado, algo que, al parecer, no ha ocurrido.

El propio Ministerio de Industria reconoce que el soporte del extintor no está homologado.

La polémica ha surgido por una denuncia de la propia Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC), así que a pesar de todo, el sistema funciona...

Un socio de la AUGC destinado en las Islas Canarias se dio cuenta de que el soporte de extintores que las motos de la Guardia Civil de Tráfico llevan en un lateral (puedes verlo en la foto de apertura), no se ajusta a la legislación vigente. Así que denunció el hecho a la cadena de mando, y al propio Ministerio de Industria. El Ministerio ha respondido con una carta a la que han tenido acceso nuestros compañeros de Autobild.es.

En dicha carta el Ministerio de Industria explica que no existe una homologación del soporte de extintores para motos, así que debe venir de fábrica, instalado por la propia marca, y pasar la ITV con el soporte ya instalado.

Pero, supuestamente, las motos de la Guardia Civil de Tráfico pasaron la ITV sin el soporte de extintores, que se añadió después.

Los mejores cascos de moto que hay en Amazon

Tras recibir la carta del Ministerio que fortalece su denuncia, la AUGC ha pedido a la Inspección de Personal y Servicios de Secretaria de Estado de Seguridad que se paralice el uso de estas motos y se proceda a la revisión del soporte de extintores, asegurándose de que cumple con la legislación vigente.

Este soporte supone una modificación de estructura que podría poner en peligro la seguridad del propio agente, o de otra persona, en caso de accidente.