Skip to main content

Así es el radar que no pone multas, pero se enfada

Radar con emoticono

07/02/2020 - 19:30

¿Recuerdas los radares pedagógicos? Este radar que no pone multas, pero sí se enfada va por ahí...

La Concejalía de Movilidad del Ayuntamiento de Benidorm (Alicante) ha instalado un radar informativo en la avenida Vicente Pérez Devesa para tratar que los vehículos moderen su velocidad. Según informan desde el consistorio, la vía está limitada a 30 kilómetros por hora, pero es habitual que los vehículos circulen a velocidad muy superior.

El concejal del área, José Ramón González de Zárate, ha explicado que “en la semana que lleva en funcionamiento hemos detectado que hay vehículos a más del doble de la velocidad permitida, superando incluso los 60 y 70 kilómetros por hora”. El objetivo del Ayuntamiento de Benidorm es corregir este comportamiento ya que “es una zona de importante tránsito de escolares”. 

Un radar pedagógico con emoticonos

De Zárate ha señalado que “la peculiaridad de este radar informativo es que muestra un icono luminoso de una cara sonriente cuando se circula a la velocidad adecuada, y una cara de tristeza cuando se conduce más rápido de lo permitido”. 

La imagen que abre estas líneas es un montaje, la que te mostramos a continuación, es la real:

Desde el área de movilidad del consistorio de Benidorm explican que han optado por el uso de estos emoticonos porque son fácilmente reconocibles para los ocupantes más pequeños, que también podrán advertir al familiar conductor si está circulando por encima de la velocidad permitida.

“En base al Plan de Movilidad Urbana Sostenible estamos reconfigurando todas las vías de Benidorm a las velocidades que nos marca la Dirección General de Tráfico”, al tiempo que “se trabaja ya en un pliego de condiciones para los servicios vinculados al tráfico con el cual se van a instalar radares en distintos puntos de la ciudad que ya no serán sólo informativos”.

Radares que informan pero no sancionan

El de Benidorm es una reinterpretación de los radares pedagógicos.

También llamados radares educativos son aquellos que muestran la velocidad a la que circulan los coches (de uno en uno) con el único objetivo de hacer consciente al conductor de si va demasiado rápido o su velocidad es la apropiada. 

Su función es, por tanto, meramente informativa. Detectan la velocidad de los vehículos, alertando a los conductores que rebajen la velocidad en caso de superar el límite permitido. Para ello, a través de una pantalla envían mensajes como "Reducir velocidad" o "Atención zona escolar"; en la pantalla también se puede informar de otras incidencias que afecten al tráfico. 

Este artículo fue publicado en Autobild por Noelia López.