Skip to main content

La solución china que podría salvar a la moto eléctrica para la gran ciudad: baterías intercambiables

Imagen de como serían esas baterías intercambiables
Gogoro

11/10/2021 - 11:56

El gran problema que tienen los vehículos eléctricos en las ciudades son la imposibilidad de carga de millones de coches y motos, ya que no todo el mundo tiene un garaje donde poner a cargar su EV. La gran solución llega desde China.

Todos hemos pensado alguna vez en hacernos con un vehículo eléctrico. Sobre todo los que vivimos en ciudad. Y es lógico, ya que sus ventajas ganan por mucho a sus contras.

Más ecológico, movilidad más responsable, eliminación de contaminación sonora, viajes más baratos, aire más puro... pero el problema sigue pesando mucho: ¿Dónde lo cargamos?

Ya sea una moto o un coche, cargar el vehículo eléctrico es toda una odisea y eso cuando encontramos un punto de recarga. Debido a que no todos tenemos una plaza de garaje ni una casa con parche donde instalar un punto de carga, para muchos el tema de las baterías es el talón de Aquiles del eléctrico.

Imagen de las baterías de gogoro
Gogoro

Por eso estamos de celebración con la noticia que nos llega de China, donde la compañía Gogoro ha lanzado un sistema de intercambio de baterías super eficiente que pretende solucionar este problema de una forma rápida, eficaz y barata.

La idea pasa porque las motos eléctricas se vendan sin baterías, lo que las hace mucho más baratas, y que los usuarios sólo alquilen estas a lo largo del mes, pagando tan sólo por la cantidad de energía consumida.

De esta forma nosotros sólo tendríamos que estar dados de alta en la aplicación de Gogoro para ver donde hay una estación cerca de nuestra posición, ir y cambiar la batería por una que esté totalmente cargada.

Cartel de Gogoro con las baterías intercambiables
Gogoro

Para no saturar la red, que el consumo sea eficiente y que siempre haya baterías disponibles Gogoro promete que sus app estará gestionada por una inteligencia artificial, la cual irá repartiendo a los usuarios entre sus diferentes puntos de carga.

El único punto negativo es que esta medida obligará a la compañías de motos eléctricas ponerse de acuerdo para que que las baterías de sus vehículos sean compatibles entre sí, y ya sabemos lo complicado que es estandarizar estas cosas. Si sale bien, es el futuro del vehículo eléctrico.