Skip to main content

Stratolaunch, el avión más grande del mundo, vuela por primera vez

Stratolaunch

14/04/2019 - 19:10

El Stratolaunch ya surca los cielos. Paul G. Allen, el fundador de Microsoft, estaría orgulloso. Stratolaunch, el avión más grande del mundo ha hecho historia al volar por primera vez durante dos horas, y aterrizar sin novedad en el desierto de Mojave, en California.

Con una longitud de 117 metros de longitud y un peso de 227 toneladas, este gigante de la aviación ha completado su vuelo inaugural, ascendiendo a una altura de 5.182 metros, en donde ha alcanzado una velocidad de 304 Km/h. Durante las dos horas de vuelo se han probado diferentes maniobras de giro, ascenso y descenso, y finalmente el aterrizaje. Todas las pruebas han transcurrido sin problemas.

El avión más grande del mundo cuenta con seis enormes motores turbohélice Boeing 747 Pratt & Whitney y está montado sobre una plataforma de 28 ruedas. En este vídeo puedes ver el primer vuelo del Stratolaunch, que tuvo lugar ayer sábado, 13 de abril:

La peculiar forma y tamaño de esta aeronave tiene una razón de ser, ya que no se trata de un avión convencional. Es una nave que puede viajar al espacio, para poner en órbita naves espaciales, satélites y astronautas.

Utilizar una avión en lugar de un cohete para poner naves espaciales en la estratosfera es una solución mucho más barata y ecológica.

Stratolaunch es una empresa fundada por Paul G. Allen en 2011. El cofundador de Microsoft, junto con Bill Gates, abandonó pronto la compañía tras hacerse multimillonario con la salida a Bolsa de Microsoft. Desde entonces se dedicó a diferentes proyectos filantrópicos y benéficos destinados a mejorar el mundo. Es el caso de la compañía Stratolaunch, que como hemos dicho pretende que los vuelos espaciales sean más baratos y más ecológicos.

Por desgracia Paul Allen falleció el año pasado, así que no ha podido disfrutar de este primer vuelo del Stratolaunch.

10 inventos de la NASA que usamos a diario en la Tierra

El siguiente objetivo del avión más grande del mundo es llevar a cabo un próximo vuelo en el que pueda alcanzar una altura de 10.700 metros. Desde esa altitud lanzará las naves espaciales que saldrán de la órbita terrestre usando sus propios motores.

Puesto que el esfuezo principal cuando la gravedad es más fuerte lo lleva a cabo el Stratolaunch, las naves espaciales podrán montar motores menos potentes que consumen menos combustible.