Skip to main content

Todo lo que debes saber sobre los nuevos radares en cascada que ya usa la DGT

Radares en cascada

03/11/2019 - 21:30

¿Has oído hablar de los radares en cascada? Si tu respuesta es no, y quieres saber cómo funciona esta nueva herramienta de la DGT y qué tipo de multas te pueden poner, estás en el lugar adecuado.

Tras la llegada de los radares Velolaser (aquí tienes el mapa con sus localizaciones en 2019), la nueva preocupación de los amantes de la velocidad son los radares en cascada. En este artículo vamos a analizar qué son, cómo operan y por qué es probable que consigan que la gente circule respetando los límites de velocidad.

¿Qué es un radar en cascada? 

Para empezar, y para explicar en qué consisten los radares en cascada y el porqué de su existencia, vamos a reconstruir una situación mucho más habitual de lo que debería. Una persona va al volante, circulando por encima de la velocidad permitida.

De repente, ve el cartel que anuncia la presencia de un control de velocidad, empieza a prestar atención, y de repente, lo localiza. Frena (con el riesgo que esto puede conllevar para los conductores que lo siguen), y pasa por delante del cinemómetro a la velocidad permitida. Eso sí, en cuanto lo ha rebasado, zas, pie de nuevo al acelerador, y a correr...

Pues bien, desde Tráfico están dispuestos a acabar con esta actitud. ¿Cómo? Tornando esta argucia en una pesadilla cuando, tan solo unos kilómetros más allá, el conductor se topa con un control de velocidad móvil que, esta vez sí, le pilla.

Esta sería la táctica de los radares en cascada, un nuevo sistema que la DGT aplica para evitar el típico frenazo antes de un cinemómetro. Sí, es un operativo tan sencillo como eficaz: colocar un radar móvil tras otro fijo; así, los conductores que lleven a cabo esta peligrosa acción al volante no tendrán escapatoria. Y ojo, porque tras el radar fijo puede llegar a haber no uno, sino dos controles de velocidad más con dispositivos móviles. Nadie escapa al radar en cascada...

Nacidos en Navarra

Los conocidos como radares en cascada nacieron originariamente en Navarra, donde la Policía Foral empezó a hacer pruebas piloto para comprobar la eficacia de esta técnica. Y esta quedó demostrada. Tanto, que desde Tráfico ya han decidido que se pueden usar en el resto del país, con el único objetivo de controlar la velocidad en la carretera, evitar frenazos bruscos ante la presencia de cinemómetros y, por ende, evitar accidentes. 

Frenar antes del radar, ¿te puede quitar la multa?

Porque aquellos que señalaron los radares en cascada eran una medida recaudatoria obtuvieron la misma respuesta: si respetas los límites de velocidad, no serás sancionado. No olvides que el exceso de velocidad es un problema real que puede llegar a matar. De hecho, según el estudio Velocidad y riesgo de accidente llevado a cabo por International Transport Forum (ITF), el exceso de velocidad es el principal problema que tienen los países motorizados. 

Unidos a un control de alcoholemia

Para rizar el rizo, en ocasiones el dispositivo del radar en cascada tiene su punto final en un control de alcoholemia; es decir, tras el cinemómetro fijo se posiciona uno móvil, para terminar con un control de alcoholemia. En este caso, aquellos infractores que vayan por encima del límite de velocidad permitido y, encima, superen la tasa de alcohol permitida al volante, se van a llevar un buen escarmiento.

Qué multas te pueden poner con un radar en cascada

Los radares en cascada multan el exceso de velocidad; por ello, las sanciones que te pueden poner son las que corresponden a este tipo de infracción. Para refrescarte la memoria, aquí te dejo la relación de multas por exceso de velocidad:

Multas exceso velocidad

Obviamente, si el radar en cascada va unido a un control de alcoholemia, y el infractor, además de pisar el acelerador de más, lleva más alcohol en sangre del permitido, se llevará doble sanción.

¿Cómo evitar los radares en cascada?

Muchos serán los que se pregunten si hay alguna estrategia que sirva para evitar la multa de un radar en cascada. La respuesta ya la hemos dado varias veces a lo largo de este artículo: el único truco para esquivar la sanción es respetando los límites de velocidad establecidas. De esta manera no solo ta salvarás de estos sustos económicos, sino que estarás evitando potenciales accidentes. 

Ver ahora: