Skip to main content

Toyota se alía con Uber para impulsar su coche autónomo

Toyota Sienna

28/08/2018 - 08:44

La carrera por ser el primero en poner en la calle taxis autónomos está al rojo vivo, con Waymo de Google tomando la delantera y una sorprendente recuperación de Uber, que continúa en marcha en gran parte gracias a su nueva alianza con Toyota.

Uber supera así los problemas ocasionados a raíz del atropello y muerte de un peatón hace unos meses por uno de sus coches autónomos, que provocó el abandono de buena parte de sus proyectos en este campo. Ahora se alía con Toyota para poner su tecnología al servicio de los coches autónomos de la compañía japonesa.

A cambio, Toyota ha anunciado una inversión de 500 millones de dólares en Uber, un capital muy importante que les permitirá servirse de la red de conductores y servicios de esta empresa de alquiler de vehículos con conductor.

Falta conocer algunos detalles más, como por ejemplo la fecha en la que ambas comenzarán a rodar por las calles combinando su tecnología para lograr un fin común, así como el país donde lo harán, aunque casi se puede dar por hecho que será en Estados Unidos.

En virtud de este acuerdo, Uber comenzará a circular con una flota de monovolúmenes Toyota Sienna con todos sus sensores y tecnología necesaria para autopilotarse, algo que ya hacen compañías como Google, que incluso se permiten aceptar pasajeros a bordo.

Estos son los coches eléctricos con mejor relación calidad precio

Todas estas alianzas y la entrada de firmas tecnológicas al sector del motor sirven para acelerar la transición hacia los vehículos sin conductor, ya sea con un nivel de autonomía casi total o mejorando los sistemas que ya existen en fabricantes de coches "tradicionales", aunque parece que pasarán algunos años antes de que podamos ver en carretera coches auténticamente autónomos.

Por ahora, la intención de todas las marcas que están en la carrera, tecnológicas o no, es ser las primeras. Lograrlo supondrá posicionarse con cierta ventaja en el sector y recibir inversiones mucho más abultadas que la que Toyota acaba de hacer en Uber.

Ver ahora: