Skip to main content

Tres ventajas y tres inconvenientes de comprar un patinete eléctrico

Patinete eléctrico de Xiaomi Mi Electric Scooter M365

26/10/2019 - 21:30

¿Andas detrás de un patinete eléctrico? Antes de decidirte, te interesa analizar esto.

¿Quieres comprarte un patinete eléctrico? No es de extrañar: es el medio de transporte de moda. Y es que si en 2018 los patinetes eléctricos asomaron la patita y tuvieron un despertar relativamente tímido, en 2019 el boom de los patinetes eléctricos ha sido meteórico, y parece que se han multiplicado por nuestras calles. 

No es de extrañar que muchos sean los que quieren tener un patinete eléctrico; son prácticos, limpios, y además permiten combinar el transporte individual con el público. Pero ojo, porque no es oro todo lo que reluce; y los patinetes eléctricos también tienen peros.

Por ello, y antes de que te decidas a comprarte un patinete eléctrico, te animamos a que leas con detenimiento esta información. ¡Toma nota!

Tres ventajas de tener patinete eléctrico

Empecemos por la parte buena del patinete eléctrico: estas son sus principales ventajas, los motivos que te harán desear comprarte uno. Dejando la diversión aparte (y es que muchos son los que quieren circular en patinete por el simple hecho de disfrutar de ello), estos son los pros más destacables de este tipo de transporte:

1. Adiós, atascos

Quienes vivan en una gran ciudad (y no tan grande) sabrán el sufrimiento diario y la horrible pérdida de tiempo que suponen los atascos. Con el patinete eléctrico, el tiempo volverá a ser tuyo, y podrás dedicarle menos tiempo a los trayectos, y más a tus quehaceres diarios.

Eso sí: no te olvides de circular con precaución, y nunca, nunca, nunca vayas en patinete eléctrico sin casco. Recuerda que es un vehículo en el que el conductor va completamente expuesto, con lo que cualquier caída o despiste puede costarte un disgusto muy serio.

Tres cosas que no puedes hacer en Madrid con un patinete eléctrico... Y casi nadie sabe

2. Su practicidad y ligereza

Otra de las grandes ventajas de los patinetes eléctricos es su ligereza (bueno, no todos lo son tanto), pero es cierto que al ser plegables y tener un peso relativamente bajo, permiten desplazamientos desde la misma puerta de tu casa hasta el destino final, o incluso la combinación con otros medios de transporte (metro, autobús...). 

Además, como ocupan poco espacio, se pueden guardar casi en cualquier hueco de la casa (algo que no ocurre con muchas bicis). 

3. Transporte limpio

Con los nuevos protocolos anticontaminación presentes en gran parte de las ciudades españolas, tener alternativas de transporte limpias, que puedan emplearse aun cuando se activen determinados escenarios, es una buena idea.

Los 5 patinetes eléctricos más baratos de 2018

Además, los patinetes eléctricos conllevan un ahorro para el bolsillo del usuario, dado que no necesitan combustible, y su gasto eléctrico es bastante escaso. Cabe mencionar que, de media, los patinetes eléctricos tienen una autonomía de 130 minutos, un tiempo más que suficiente para los desplazamientos urbanos del día a día.

Tres ventajas de tener patinete eléctrico

Pero, como ya te adelantaba al principio de este artículo, no es oro todo lo que reluce; y los patinetes eléctricos también tienen sus contras. Pasemos a analizar los peros de este medio de transporte.

1. Ojo a la normativa para los patinetes eléctricos

A fecha de hoy, no existe una normativa nacional para los patinetes eléctricos, lo cual es un problema para sus usuarios. ¿Por qué? Pues porque han de conocer la legislación existente en cada ayuntamiento para este tipo de vehículo. 

Lo más habitual es que las ciudades adopten la normativa recomendada por la DGT: los patinetes eléctricos deben circular por la calzada, y nunca por las aceras. Cabe mencionar que Tráfico aún no tiene un reglamento obligatorio a este respecto, si bien están trabajando ya en ello. Pero, como te decía al principio, esta regla puede variar de un ayuntamiento a otro; de hecho, hay algunos que prohíben su uso por la calzada, y obligan a los patinetes eléctricos a circular por las aceras, y a la misma velocidad que los peatones.

Así que, si te decides a comprarte un patinete eléctrico, te tocará analizar la normativa del ayuntamiento (o ayuntamientos) de las localidades por las que vayas a circular. Y, por supuesto, te obliguen o no, por tu seguridad lleva siempre casco.

2. El patinete eléctrico lleva riesgos

Estamos de acuerdo en que el patinete es un vehículo práctico y divertido; pero, sin lugar a dudas, entraña una serie de peligros que muchas veces no se ven dado su espíritu juvenil.

Para evitar estos peligros, lo mejor es llevar a cabo una conducción prudente, y tener todas las precauciones pertinentes:

  • Evita las distracciones. Al igual que cualquier otro vehículo, estas son el peor enemigo del patinete eléctrico.
  • Mantén la distancia de seguridad.
  • Lleva casco.
  • Ten cuidado con la velocidad; mejor no excedas de los 20 km/h.

3. No te olvides del mantenimiento

Aunque es un poco pesado, el mantenimiento de cualquier vehículo (incluidos los patinetes eléctricos) es fundamental para que su vida sea larga y sana. Así, por ejemplo, tendrás que llevar a cabo operaciones como:

  • Ajuste de los frenos.
  • Renovar los neumáticos cuando sea necesario.
  • Arreglar posibles pinchazos.

Si el patinete sufre algún tipo de avería más aparatosa, es probable que te toque ir a un servicio especializado para que lo reparen (lo que supondrá un coste extra).