Skip to main content

El truco que muchos hacen para engañar a la DGT y que podría costarte multas de más de 100 euros

Límite de velocidad

DepositPhotos

22/05/2021 - 12:40

Hay muchos conductores que utilizan este truco para no ser multados al sobrepasar la velocidad en un tramo, pero la DGT utiliza otra estrategia para cazarles y multarles.

Desde el 11 de mayo han cambiado los límites de velocidad de circulación por las ciudades en nuestro país, unos cambios pensados para salvaguardar nuestra seguridad, tanto del propio conductor como el de los peatones, y es que la velocidad sigue siendo una de las principales preocupaciones de la Dirección General de Tráfico.

No obstante, sobrepasar el límite de velocidad es un factor recurrente en uno de cada tres accidentes mortales en nuestras carreteras, y si bien los radares son muy efectivos, sobre todo los móviles que no son públicos, lo cierto es que algunos conductores abusan de la buena fe para sobrepasar los límites de velocidad en ciertos tramos.

Muchos conductores utilizan un truco para engañar a la DGT y que les podrían costar multas de más de 100 € y la retirada de puntos del carnet. El truco no es nuevo, y es básicamente disminuir su velocidad al pasar por delante de un radar fijo para así evitar la multa y después volver a acelerar. Pero la DGT lo sabe muy bien.

Es por ello, que muchos radares fijos tienen posteriormente un segundo radar fijo o móvil poco tiempo después, para identificar si el vehículo ha frenado al paso del primer radar y ha acelerado después.

Estos radares conocidos como de cascada, han sido criticados en multitud de ocasiones, pero son realmente efectivos para cazar a este tipo de conductores que no respetan los límites de velocidad.

Hay que ser consciente, que superar el límite de velocidad permitido ocasiona multas de entre 100 y 600 € en función de cuánto se haya sobrepasado. Igualmente, para los casos más graves se pueden retirar de 2 a 6 puntos del carnet de conducir.

Como pincelamos anteriormente, desde el 11 de mayo existe un nuevo límite de velocidad en las ciudades, sobre todo para evitar atropellos. No obstante, según los expertos, el hecho de haber reducido la velocidad en ciudad de 50 km/h a 30 km/h va a disminuir en cinco veces el riesgo de fallecer debido a un atropello.