Skip to main content

Uber quiere reanudar las pruebas de sus coches autónomos

coche autonomo uber

05/11/2018 - 18:15

Casi ocho meses después de que uno de sus vehículos matase a un peatón en un accidente, Uber solicita reanudar las pruebas de sus coches autónomos en carreteras públicas. La compañía ha presentado una solicitud ante el Departamento de Transporte de Pensilvania para llevar conducir sus vehículos en las calles de Pittsburgh, acompañada de un extenso informe de seguridad con el que espera obtener el visto bueno de las autoridades. 

Uber protagonizó hace unos meses uno de los episodios más críticos para la conducción autónoma. El pasado 18 de marzo, uno de los coches autónomos de la compañía provocó el primer atropello mortal que se conoce causado por uno de estos vehículos. Tuvo lugar en Tempe (Arizona, Estados Unidos), y la víctima fue Elaine Herzberg, una mujer de 49 años que cruzaba la carretera con su bicicleta por la noche. 

El trágico suceso dio la vuelta al mundo. La compañía suspendió las pruebas de sus vehículos e inició una investigación, que determinó que el vehículo vio al peatón, pero decidió no pararse debido a que estaba configurado en el nivel mínimo, por lo que solo podía reaccionar y frenar ante las amenazas reales para el vehículo y el conductor, como objetos de gran tamaño.

Uber lleva todos estos meses analizando el suceso y estudiando cómo evitar que vuelva a suceder en el futuro, lo que le ha permitido elaborar un informe de 70 páginas con nuevos protocolos de seguridad para llevar a cabo en las pruebas de sus vehículos.

Entre otras precauciones, Uber se compromete a exigir más entrenamiento técnico y experiencia a los conductores de seguridad, a llevar a dos conductores humanos en cada vehículo, a mantener el sistema autónomo del coche conectado en todo momento y a activar el sistema de frenado de emergencia automático del Volvo como respaldo. 

Los coches autónomos de Waymo pueden circular sin conductor en California

Además, la corporación promete que reducirá el tiempo que transcurre entre el momento en el que los sensores detectan a una persona u objeto y el momento en el que el sistema informático reacciona para impedir el choque. También ha mejorado el rendimiento del sistema que predice el comportamiento de personas, vehículos y objetos.

Con estas nuevas directrices, la compañía considera que ya está preparada para volver a llevar sus coches autónomos a las carreteras públicas, y por eso ha solicitado el permiso al Departamento de Transporte de Pensilvania, que estudiará la solicitud y tendrá que emitir un veredicto antes del 13 de noviembre.