Android es seguro, pero Google todavía tiene deberes por hacer

La mitad de los teléfonos Android del mundo no recibieron mejoras de seguridad en 2016

Google ha pasado el último año trabajando con fabricantes y proveedores de telefonía para mejorar -entre otras cosas- su sistema de actualizaciones, a menudo criticado por no ser lo suficientemente rápido como para proteger a los usuarios de las vulnerabilidades más comunes. La triste realidad es que, a día de hoy, mientras la compañía de la gran G asegura que ha hecho algunos progresos en las actualizaciones de seguridad de Android, aproximadamente la mitad de los usuarios aún no han recibido todos los parches necesarios.

“Todavía hay mucho trabajo que hacer para proteger los dispositivos de Android: aproximadamente la mitad de smartphones en uso a finales de 2016 no había recibido la actualización de seguridad de la plataforma del año anterior”, confirman desde el departamento de seguridad de la compañía Adrian Ludwig y Melinda Miller. Las declaraciones proceden del informe anual de seguridad en Android que Google ha publicado para hacer un repaso a todo lo acontecido durante el pasado año 2016.

Así puedes ver tus copias de seguridad en Android

Cuando los fabricantes de teléfonos descubren debilidades en sus productos, ya sea a través de informes externos de los investigadores de seguridad o a través de auditorías internas, se inicia una carrera para parchear el problema antes de que vaya a más. Pero en el mundo que engloba a al gigante de Google, que incluye cientos de proveedores y fabricantes, llevar las actualizaciones de seguridad de Android a cada usuario es un proceso complejo.

Mientras que los modelos fabricados por Google (teléfonos Pixel y Nexus) reciben actualizaciones automáticas, los demás dispositivos con Android no se actualizan inmediatamente. Esta práctica deja a más de la mitad de los clientes esperando durante meses para obtenerlas mientras sus teléfonos se exponen a problemas de seguridad.

Móviles de menos de 200 euros más vendidos en Amazon

"En EEUU poco más del 78 por ciento de los dispositivos estaban al día con la actualización de seguridad a finales de 2016. No es una cifra demasiado mala pero creemos que podemos hacerlo mejor", explica Ludwig.

Dejando de lado las actualizaciones de seguridad de Android, la empresa ha progresado en la eliminación de lo que llama aplicaciones potencialmente dañinas que cuelan troyanos en los teléfonos de los usuarios. Google escanea automáticamente las apps de la Google Play Store para suprimir los contenidos nocivos: en 2016 se llevaron a cabo 750 millones de controles diarios frente a los 450 millones del año anterior. La compañía, además, asegura que también se ha reducido el número de aplicaciones infectadas que se descargan desde la Google Play (de un 0,15% de 2015 a un 0,05% en este pasado 2016).

Galería de fotosLas 7 cosas que, probablemente, no sabías de Androidver las 8 fotos

[Fuente: Google]