Apple y Nokia bajan sus stocks en Europa. Sony y LG remontan

smartphone factory

Las ventas de smartphones ya superan a las de los teléfonos móviles convencionales. Pero, según la consultora IDC, la crisis y la rápida aceptación de los smartphones en Europa Occidental están produciendo un frenazo en las ventas de gama alta. Ahora que la mayoría de la gente ya tiene un smartphone, están entrando en el mercado usuarios que no lo necesitan, más allá de llamar por teléfono, pero por moda, porque lo tienen sus amigos, o porque están a buen precio, acaban comprando uno. Y optan por los modelos más baratos, pues no le van a sacar rendimiento. Así, las marcas que tienen modelos de todas las gamas de precios son las que han experimentado un mayor crecimiento en el último cuatrimestre.

Apple puso en el mercado de Europa Occidental 6,2 millones de smartphones en el primer cuatrimestre de 2013, lo que representa una reducción de un 11% con respecto al primer cuatrimestre de 2012.

Aún peor le ha ido a Nokia, con sólo 1,6 millones de smartphones servidos, lo que representa una caída del 30%. La adopción de Windows Phone 8 le está pasando factura.

Samsung por el contrario, sirvió 14,3 millones de smartphones en el primer cuatrimestre, lo que significa un aumento del 31%. No ha sido la que más ha crecido.

Sony aún mantiene una cuota baja de mercado, con 3,2 millones de terminales enviados a las tiendas, pero eso representa un aumento del 100% con respecto al año pasado, gracias a la gama Xperia.

La gran triunfadora ha sido LG, que ha crecido un 380% al pasar de 500.000 a 2,4 millones de smartphones en tan sólo un año.

Parece que el consumidor se está decantando por las marcas más populares, pues el abastecimiento de otras compañías distintas a las mencionadas descendió un 34%.

Hay que volver a aclarar que todos estos datos se refieren a unidades puestas en las tiendas, no son cifras de ventas.

Siguiendo con el estudio de IDC, confirman que Android sigue siendo el sistema operativo móvil dominante, con el 69% del mercado. iOS pierde terreno y sólo lo incorporan el 20% de los smartphones europeos. Windows Phone escala a la tercera posición, con el 6% del mercado.