Así te roba un ciberdelincuente en tu dispositivo móvil

El malware móvil roba tu dinero de muchas formas diferentes

El malware móvil está de plena actualidad, tal y como testifican las cifras de incidencias. Durante el año 2013 se detectaron un centenar de troyanos bancarios. Antes de que terminara el pasado 2014, la cifra superaba los 30.000. Además, nuestro país ocupa la décima posición mundial en cuanto a porcentaje de aplicaciones maliciosas instaladas en los dispositivos móviles: un 0,54%.

El informe "Un enemigo en el teléfono" elaborado por Kaspersky Lab repasa las diferentes formas que utiliza el malware en los dispositivos móviles para obtener dinero: publicidad, troyanos, extorsión, engaños, robo de datos... cada usuario debe mantenerse alerta para que en su dispositivo móvil no anide ninguna de estas amenazas.

Entre las más extendidas, la publicidad, en muchas ocasiones demasiado invasiva o numerosa. Algunas aplicaciones abusan de este sistema o bien aparentan tener una utilidad que en realidad no existe. En los peores casos de aplicaciones "disfrazadas", pueden instalarte troyanos y posteriormente pedirte micropagos para combatirlas.

Otra amenaza que te enseñamos a combatir: el spam telefónico

Los mensajes premium combinados con los troyanos son otra de las amenazas notablemente extendidas. El troyano, una vez introducido en el teléfono, envía un número de mensajes de texto Premium que el ciberdelincuente cobra posteriormente, de forma deshonesta y engañosa pero casi legal. 

El robo de datos valiosos como cuentas de correo, mensajes de texto, contactos, etc., son otra fuente de recursos para los ciberdelincuentes, que pueden comercializar todos los datos extraídos a quienes buscan direcciones para enviar spam o enlaces maliciosos.

Basándose igualmente en el engaño, supuestas entidades bancarias pueden solicitar el envío de datos o SMS a los usuarios más confiados. Y los troyanos extorsionadores, comunes en los ordenadores, también se han trasladado a los dispositivos móviles, amenazando al propietario y bloqueando su dispositivo hasta que se pague por un código que lo desbloquee. Chantaje puro y duro.

Como siempre, la información, la cautela, una buena herramienta de protección y la constante actualización de nuestro software es la mejor forma de minimizar los riesgos ante el ingenio y empuje de estos delincuentes informáticos.