Skip to main content

Aunque no lo creas, la autonomía de los móviles se ha duplicado en los últimos años

autonomía móviles doble

24/02/2018 - 10:15

La batería y la potencia de un smartphone son dos enemigos irreconciliables. Queremos más resolución, más brillo, una pantalla más grande, apps más rápidas, más WiFi... Y también más autonomía. Ah, y que el móvil nos quepa en el bolsillo. Pero todo eso es una gran contradicción.

Si quieres más potencia, necesitas más batería. Y si quieres más batería, tienes que aumentar el tamaño. De ahí que a día de hoy sea raro ver un móvil con un diseño delgado cuya batería supere los 3.200 o 3.300 mAh de capacidad: las baterías de litio han llegado a un punto en el que ya no se puede optimizar más su diseño.

Nos quejamos continuamente de que nuestro smartphone apenas aguanta un día sin recargar, y eso si no lo usamos demasiado. Un uso intensivo lo agota en 4 o 5 horas. Pero los datos, las estadísticas, están ahí, y no engañan, porque hablamos de mediciones reales: la autonomía de la batería se ha duplicado en los últimos siete años. Y también su capacidad. Entonces, ¿por qué tenemos la sensación de que una recarga nos dura igual o menos que hace unos años? Vamos a tratar de encontrar una explicación en este artículo, y lo acompañamos de algunos consejos para alargar la autonomía de un smartphone.

Las baterías externas para smartphone mejor valoradas en Amazon

Las baterías, en cifras

GSM Arena es una web que se dedica a recopilar estadísticas, fichas y mediciones de todos los smartphones que se lanzan al mercado. Recientemente ha realizado un estudio de la autonomía y la capacidad de los móviles comercializados a partir de 2010:

La autonomía de los móviles se ha duplicado

Como podemos ver en el gráfico, la línea azul marca la autonomía media de los smartphones. En 2010 esta autonomía rondaba las 40 horas entre cargas y ha ido aumentado hasta casi las 80 horas en 2017. Hablamos de smartphones en reposo con la funciones básicas de notificaciones, recepción de llamadas. etc. Por tanto, la autonomía de los smartphones se ha duplicado.

La línea roja marca la media de mAh (miliamperios hora) de las baterias de los móviles. En 2010 era de unos 1.500 mAh, mientras que en 2017 ha aumentado a unos 3.200 mAh.

Recordemos que son datos estadísticos según las especificaciones de todos los smartphones lanzados al mercado, no son encuestas ni opiniones.

¿Como se ha conseguido doblar la carga de la batería sin aumentar el tamaño del móvil? Es verdad que los móviles de ahora son un poco más grandes que los de hace unos años, pues cada vez existen más smartphones de 5 o más pulgadas. Pero no son el doble de grandes.

Los fabricantes utilizan todo tipo de trucos para aprovechar el espacio que deja libre el hardware principal (procesador, memoria, cámara, etc.). Por ejemplo, el iPhone X es el primer smartphone de Apple que lleva dos baterías. Esto le permite aumentar su autonomía en dos horas, con respecto al iPhone 7:

La autonomía de los móviles se ha duplicado

LG utiliza baterías que se apilan en varias capas escalonadas, para aprovechar el espacio muerto de las carcasas y pantallas curvas:

La autonomía de los móviles se ha duplicado

Trucos para que la batería de tu móvil dure más

Otro dato interesante es la capacidad de la batería por volumen, medido en mAh por centímetro cúbico. Es una forma de ver la carga que da la batería, en función de su tamaño:

La autonomía de los móviles se ha duplicado

Como podemos ver aquí, los móviles del año 2000 apenas llegaban a los 5 mAh por cada centímetro cúbico. En 2017 se alcanzan los 36 mAh/cm3. En otras palabras, las baterías actuales almacenan 7 veces más carga en un mismo espacio. Aunque, curiosamente, este valor ha descendido con respecto a 2016.

En esta otra gráfica obtenemos un dato interesante. Como esperábamos, los móviles más caros no tienen más autonomía.  Aquí podemos ver lo que dura la batería en función del precio de los móviles en 2017:

La autonomía de los móviles se ha duplicado

El mayor equilibrio entre potencia y consumo está en los móviles de gama media, que rondan los 300 euros. La autonomía entre cargas alcanza las 85 horas. Sin embargo, en los smartphones de 900 euros cae hasta las 77.5 horas.

Todos estos datos demuestran que, en efecto, la autonomía de los móviles se ha duplicado, al igual que su capacidad, mientras que la carga por volumen se ha multiplicado por siete. Entonces, ¿por qué no notamos esta mejora? Esta otra gráfica nos lo aclara. Aquí vemos la eficiencia de la batería desde 2011 a 2017. es decir, la autonomía que proporciona por cada mAh. El valor de 1.5 minutos de autonomía por 1 mAh, casi no ha variado en los últimos 6 años:

La autonomía de los móviles se ha duplicado

Un dato curioso: los smartphones de Apple están entre los que menos autonomía ofrecen (también tienen baterías más pequeñas). Samsung tampoco destaca. Los smartphones con más autonomía son los de Xiaomi y Gionee:

La autonomía de los móviles se ha duplicado

Sin embargo, los móviles de Apple son los que más eficiencia proporcionan, cerca de dos minutos de autonomía por cada 1 mAh de batería. Los de Samsung se quedan en 1.6 minutos.

Mi móvil no carga. ¿Es culpa de la batería o el cargador?

Más batería... y más consumo

Hemos visto cómo las baterías han doblado su capacidad y autonomía sin aumentar el tamaño de los smartphones, y proporcionan hasta siete veces más de carga por el mismo volumen. Pero ni si eficiencia ni su autonomía durante el uso han aumentado en estos siete años. ¿Por qué?

La eficiencia (los minutos de autonomía que ofrece cada mAh) no aumenta porque las técnicas de fabricación de baterías no han cambiado demasiado en los últimos diez años. Casi cada día se anuncian nuevos tipos de batería, pero a la hora de la verdad son difíciles de aplicar a una escala masiva de cientos de millones de smartphones.

Al principio los móviles usaban baterías de iones de Litio o Li-ion, pero en los últimos años se han ido sustituyendo por baterías de polímero de Litio o Li-po, que tienen más densidad de carga, así que son más pequeñas y tardan más en descargarse. Pero la tecnología que hay detrás, el proceso químico de reducción-oxidación (redox), apenas ha variado. Por eso una batería convencional no puede dar mucho más de sí. Parece que la próxima evolución son las baterías en estado sólido, que prometen doblar la capacidad, pero están tardando en llegar:

La mayor autonomía en reposo de los smartphones nos dice cómo han mejorado las técnicas de fabricación de los procesadores, la memoria, y los chips que ofrecen la conexión WiFi y de telefonía. Gracias a la reducción de los nanómetros y otras técnicas de fabricación, el hardware cada vez consume menos y genera menos calor... hasta cierto punto.

Es inevitable que, si queremos más potencia, necesitemos más energía y generemos más calor. Y los móviles actuales tienen unas exigencias de consumo diez veces más altas que los de hace 7 u 8 años, debido al contenido que manejan. Hemos pasado de los textos y las fotos al vídeo, el streaming, los juegos potentes, y las llamadas de voz IP.

Evolución de los móviles Contenido
2007-2010 Apps y páginas web basadas en texto y fotos
2010-2014 Texto, fotos, vídeo (YouTube), juegos y apps potentes, redes sociales
2015 Texto, fotos, YouTube, juegos, redes sociales, streaming (Netflix, Chromecast)
2016 Texto, fotos, YouTube, juegos, redes sociales con vídeo, streaming, llamadas Voz IP, sensores biométricos
2017 Texto, fotos, YouTube, juegos, redes sociales con vídeo, streaming, llamadas Voz IP, sensores, inteligencia artificial, machine learning

También contribuye a este mayor consumo el software espía, tanto legal como ilegal. Cada vez más apps rastrean en segundo plano nuestra actividad, incluso con el móvil en reposo, en labores de asistente virtual, notificaciones, rastreo publicitario, o espionaje puro y duro. Se calcula que más de 20% del consumo de la batería es culpa de las apps en segundo plano.

Hay que tener en cuenta también el hardware. Lógicamente, las pantallas de 5 y 6 pulgadas que se llevan ahora, con resoluciones 2K e incluso 4K, consumen más que las pantallas de 4 pulgadas a 720p de hace unos años. Y algo similar ocurre con los procesadores, que aunque están mejor optimizados y consumen menos en reposo, los 4 u 8 núcleos necesitan más energía que una sencilla CPU de dos núcleos. Cada vez se añade más memoria RAM y de almacenamiento, WiFi más rápido, conexión 4G... Las exigencias de consumo no dejan de crecer.

En Amazon se está vendiendo muy bien esta batería externa

¿La solución? La carga rápida

 Puesto que la autonomía real no va a aumentar a corto a plazo, al menos con la tecnología de baterías actual, los fabricantes han optado por otro camino. Ya que es inevitable recargar el smartphone al menos una vez al día, hay que intentar que las recargas sean lo más rápidas posibles.

Hoy en día los smartphones de gama media y alta utilizan sistemas de carga rápida como Qualcomm Quickcharge 4.0+ o el sistema TurboPower de Motorola, que no solo recargan más rápido, sino que utilizan tecnologías como sensores que monitorean el estado de la batería, o software de inteligencia artificial que ajusta la recarga en función del uso del móvil. Así se consigue una autonomía de hasta 5 horas en solo 15 minutos de recarga.

Consejos para aumentar la autonomía del móvil

No aspiramos a que la batería del móvil dure como esta batería que lleva funcionando 177 años, pero al menos debe aguantar un día entero con un usa estándar.

Así debes recargar el móvil

  • La primera recarga no influye en el ciclo de vida de la batería
  • No hay que dejar que la batería se descargue por debajo del 30%
  • No es conveniente cargarla al 100%. Llegar sólo al 80 o 90%
  • Es más eficiente para la vida de la batería realizar recargas pequeñas y frecuentes
  • Completar una descarga y recarga completa al menos una vez al mes
  • Si hace mucho calor (40 grados), no recargues al 100%. Nunca recargues con temperaturas bajo cero
  • Antes de recargar, si vienes de la calle deja el móvil un rato en la habitación para que la batería se adapte a la temperatura ambiente
  • No eliminar procesos de memoria. Consume más batería eliminarlos y luego volver a arrancar la app
  • No es necesario apagar el móvil cuando no lo usas, consume más apagarlo y luego hacer un arranque completo
  • Cuando se carga al 100% la batería se desconecta y la corriente del cargador se desvía al movil, así que no ocurre nada si nos olvidamos de desenchufar el smartphone
  • Antes de dejar una batería sin usar durante mucho tiempo, cárgala al 50%
  • Si es posible, recarga con el móvil apagado por completo. Cuando está encendido consume una parte de la carga, llamada parasitaria, que impide optimizar el proceso

Trucos para aumentar la autonomía

  • Desinstala los programas que no uses
  • Reduce el uso de apps que emiten notificaciones continuas
  • Reduce el movimiento masivo de datos y las descargas de apps
  • Baja el brillo de la pantalla
  • Usa un fondo de pantalla oscuro en el escritorio. La batería y los ojos te lo agradecerán
  • Si no lo usas, desactiva Bluetooth
  • Desactiva también la búsqueda continua de redes WiFi
  • Si existe, activa un plan de ahorro de la batería en la configuración del dispositivo

[Referencias: GSMArena, Tableau Public]

10 claves para que la batería de tu móvil dure más tiempo