Blackphone: "¿Sabes a lo que accedes al instalar una app?"

blackphone seguridad términos y condiciones

"Bla bla bla bla... aceptar"... "Tu dale a aceptar hasta el final"... "Sí, he leído y acepto los términos y condiciones de uso... ¡Ja!". 

Si alguna vez has dicho una de esas tres frases, este vídeo es para ti. Con su campaña "Privacy Project", Blackphone pretende concienciar a la población sobre todo lo que pasan por alto con un scroll a la hora de aceptar los términos y condiciones de las apps que se bajan indiscriminadamente. Ya sabemos que muchos de vosotros conocéis algunas de estas condiciones: las apps de mensajería necesitan conectarse a la galería para enviar fotos... Gmail lee nuestros correos... etcétera. 

Así es el Blackphone, el teléfono que pone la seguridad por delante

Esto que os contamos ahora va mucho más allá. Entre los "Términos y condiciones" la gente de Blackphone ha encontrado algunas cláusulas realmente preocupantes. Una, por ejemplo, indica que la app (y la empresa que la ha fabricado) puede conectar tu micrófono, grabarte y enviarlo sin avisarte en ningún momento de que lo estén haciendo. No hablamos de "Solicitar acceso al micrófono", sino específicamente conectar, grabar y enviar sin informar. Y lo mismo ocurre con la cámara. 

Otras aplicaciones son algo más discretas, y sin saberlo las hemos autorizado a que envíen correos sin nuestro permiso, a que modifiquen los datos de nuestros contactos o incluso a que desactiven el "Modo avión del teléfono". 

 

Por eso desde Blackphone han querido hacer un llamamiento a la prudencia empresarial, especialmente a los CEOs de las empresas. Según afirman desde la compañía, el 75% de las empresas cuentan con empleados que utilizan su teléfono móvil para trabajar. Eso es un problema, proque es una de las formas más fáciles de acceder a los datos privados de la compañía: a través de los smartphones de sus trabajadores. 

Sea como fuere, el cuento no se aplica sólo a las grandes compañías. El primer paso en la seguridad móvil, antes de los antivirus, los VPN o los firewall son los mismos usuarios, con los términos y condiciones de uso de por medio. Y un poco de prudencia nunca está de más.