Skip to main content

Plástico, cristal o metal, ¿cuál es mejor para tu móvil?

Plástico, cristal o metal, ¿cuál es mejor para tu móvil?

25/10/2017 - 09:05

En la actualidad podemos encontrar smartphones de todas las gamas, cuya carcasa externa está fabricada en plástico, metal o cristal. ¿Qué diferencias existen entre ellos y qué material es mejor para tu smartphone? Vamos a intentar desgranar las virtudes y defectos de cada uno de los materiales empleados en la fabricación de los smartphones actuales.

En los últimos años hemos pasado de tener un mercado de móviles en el que la inmensa mayoría de los terminales disponibles estaban fabricados en materiales plásticos de diferente textura y rigidez, a incorporar nuevos materiales como las aleaciones de aluminio, magnesio, cristal e incluso cerámica o kevlar en una búsqueda del material definitivo para asegurar una buena resistencia a los impactos, un diseño bonito y un coste de fabricación razonable.

Más allá de la estética y el diseño, factor con mucho peso para los usuarios de smartphones, los materiales de fabricación del exterior de los smartphones deben cumplir una función práctica con respecto a los componentes internos como es la resistencia a impactos, la permeabilidad de las comunicaciones y la conductividad del calor o la maleabilidad de los materiales para reducir los costes de fabricación.

Estética, una razón de peso

Tu smartphone va siempre contigo y se ha convertido en un complemento más en el que se debe reflejar tu estilo. Ese es uno de los principales motivos por el que los smartphones de metal se han convertido en los preferidos por el gran público.

El tacto y la estética que ofrece el metal es difícilmente alcanzable por los smartphones fabricados en policarbonato. Solo el cristal es capaz de equiparase a ese aspecto Premium que presentan los móviles con un cuerpo metálico, ofreciendo un aspecto moderno y elegante.

En contrapartida, el policarbonato ofrece un mayor abanico de posibilidades a la hora de añadir diferentes texturas y colores a los acabados, ya que las opciones de los terminales fabricados en metal y vidrio son mucho más limitados.

Otro aspecto muy a tener en cuenta es la tendencia de algunos materiales a atrapar las huellas que los dedos dejan por el uso, dando al móvil un aspecto sucio. En este sentido, los terminales con acabado en cristal constituyen un auténtico imán de huellas y, por mucho recubrimiento oleofóbico que tenga, terminarás teniendo que limpiar las huellas del móvil cada dos por tres.

El diseño del iPhone X, un auténtico quebradero de cabeza

Los smartphones con carcasa en policarbonato y los móviles metálicos resisten mucho mejor el uso y resulta más complicado que atrapen las huellas en condiciones normales, por lo que se mantienen más limpios durante más tiempo.

¡Cuidado que resbala!

Obtener el mejor agarre del smartphone para que no se te resbale de las manos no solo es determinante a la hora de elegir el tamaño de pantalla para tu móvil, y no depende únicamente de la silueta del terminal, el material de fabricación de tu móvil también tiene mucho que decir al respecto.

Es habitual usar el smartphone con una sola mano, de forma que resulta más sencillo que se resbale por accidente mientras escribes o desplazas el contenido de la pantalla con el dedo. Dependiendo de la adherencia del material usado en fabricar la carcasa externa, el terminal será más propenso a resbalar entre tus manos mientras lo usas o a mantener un correcto agarre en la mano.

En este aspecto, el cristal es el peor parado ya que su superficie lisa y extremadamente pulida lo convierte en un resbaladizo pez intentando escapar de tu mano, con el constante peligro de caída que eso supone.

El Moto G5S llegará en tres colores y con cuerpo metálico

Este es uno de los motivos por el cual muchos usuarios de smartphones con acabado en cristal terminan por usar una funda de silicona con el fin de mejorar el agarre. Por el contrario, los móviles fabricados en metal y plástico, ofrecen un mejor agarre y se reduce la sensación continua de que se te va a resbalar el móvil al usarlo con una sola mano.

Controla la temperatura de tu móvil

Como ya hemos comentado, la elección de un determinado material de fabricación en la carcasa externa de tu móvil va más allá de los motivos estéticos. El control de la temperatura interna del móvil es otro de los efectos clave que, además, tiene un gran impacto en el rendimiento de los componentes internos del smartphone.

En este ámbito, el plástico se lleva la peor parte ya que el policarbonato es un desastroso conductor de la temperatura, por lo que los componentes internos de los móviles con carcasas de plástico deberán soportar temperaturas más elevadas que los que están fabricados en cristal o metales como el aluminio. Esto afecta directamente a la fiabilidad y durabilidad de los componentes internos de los móviles, que con el aumento de temperatura generada por el uso intenso del terminal puede reducir su rendimiento para protegerse del sobrecalentamiento.

En un nivel intermedio encontramos a los móviles con acabado en cristal, ya que este material es algo mejor que el policarbonato, pero sin llegar a los buenos resultados que ofrece el metal. Es en este apartado donde sin duda arrasan los móviles fabricados en aluminio.

En estos smartphones, toda la carcasa metálica actúa a modo de disipador del calor de los componentes internos, por lo que constituye un sistema de refrigeración en sí mismo, permitiendo rebajar la temperatura interna del smartphone para mejorar la durabilidad y el máximo rendimiento de los componentes internos.

Moto G5 Plus, análisis y opinión

Algunos usuarios apuntan de forma errónea que los smartphones metálicos tienden a calentarse más, pero es debido a esa gran capacidad para el intercambio calórico con el exterior. Al contrario que los smartphones fabricados en policarbonato o cristal que, al ser materiales con mala conductividad de temperatura, mantienen el calor en el interior del terminal, con las nefastas consecuencias que eso tiene para el conjunto de los componentes.

Resistencia y durabilidad

La resistencia y la durabilidad de los smartphones, características que a priori podrían parecer casi sinónimas, tienen diferentes resultados en lo que a materiales se refiere.

El policarbonato, por ejemplo, tiende a ser el material que peor envejece ya que las superficies pueden perder las texturas o el color original debido al desgaste. No obstante, ofrece una excelente absorción de los impactos cotidianos, ya que absorbe muy bien los impactos sin que quede rastro visible en la parte externa terminal. No podemos decir lo mismo a nivel interno, ya que, al ofrecer una menor resistencia, deja más expuestos a los daños a los componentes internos.

El metal, en cambio, puede acusar estéticamente los pequeños impactos en forma de arañazos o pequeñas imperfecciones en el acabado liso y pulido característico de este material, pero su alta resistencia ofrece una mejor protección para los componentes internos, garantizando su funcionamiento aunque el terminal sufra una caída.

La parte más desfavorable de este apartado se la llevan los terminales con una trasera de cristal ya que, a pesar de que este cristal acostumbra a ser blindado como los fabricados por Corning Gorilla Glass, una mala caída puede provocar que el cristal acabe roto en mil pedazos.

Optimización en la fabricación

La optimización en los procesos de producción y ensamblaje de los móviles también está influyendo en la oferta de nuevos materiales, permitiendo que materiales que hasta el momento parecían solo reservados a las gamas altas, puedan verse en smartphones de gamas más asequibles.

Un ejemplo de esta optimización y rebaja del coste de fabricación de los terminales lo encontramos en el uso del metal y las aleaciones metálicas que hasta hace solo un par de años era impensable en gamas medias o bajas, las cuales no tenían más opción que el uso del policarbonato en sus acabados. Algo que, para alegría de muchos, actualmente ya no sucede.

Fabricantes como Motorola han optado por abandonar el policarbonato en sus dispositivos de gama media, para utilizar el aluminio como ingrediente principal para fabricar las carcasas unibody de los Moto G de 5ª generación y Moto G5 Plus, así como en sus nuevos Moto G5s y Moto G5s Plus, manteniendo a sus modelos en la misma franja de precios a pesar de la mejora en la calidad y resistencia de los modelos Moto G de 5ª generación.

Computerhoy.com para Moto.

Ver ahora: