¿Conoces el otro iPhone?

Gradiente ha lanzado su propio iPhone con Android para el mercado brasileño

Gradiente Eletronica SA es un fabricante brasileño de tecnología que en el año 2000, siete años antes del lanzamiento del teléfono inteligente de Apple creado por Steve Jobs, registró en el Instituto Nacional de Propiedad Intelectual (INPI) de Brasil, la marca “iPhone”, aunque no ha sido hasta ahora cuando ha decido utilizarla para lanzar su primer iPhone que, pese a salir al mercado varios años después que el smartphone de Apple, podría considerarse como el iPhone original, al menos en lo que al mercado brasileño se refiere.

Lamentablemente "el otro iPhone” está muy lejos de poder plantar cara a su homólogo fabricado por Apple. Mide 6 centímetros de ancho, 12 de alto y tiene un grosor de poco más de un centímetro, incorpora sistema operativo Android 2.3.4, procesador de 700 MHz, pantalla LCD capacitiva de 3,7 pulgadas y 320x480 píxeles de resolución, cámara principal de 5 megapíxeles e incluye una tarjeta microSD de 2 GB. Eso sí, aunque parezca complicado, en ciertos aspectos iguala, e incluso supera, al smartphone de Apple. Por ejemplo, está disponible en color blanco o negro, dispone de sintonizador de radio FM y puede gestionar dos líneas de teléfono gracias a su doble ranura para tarjetas SIM. El Gradiente iPhone Neo One cuesta unos 200 euros y, de momento, sólo se comercializa en Brasil. 

Todo apunta a que en los próximos días el Instituto Nacional de Propiedad Intelectual (INPI) de Brasil anunciará de forma oficial que los derechos de la marca "iPhone" para el mercado brasileño pertenecen a Gradiente. En caso de confirmarse, Apple podría recurrir la sentencia para tratar de “recuperar” su simbólica marca en un mercado tan potente como el brasileño, el mayor de toda américa latina con más de 200 millones de usuarios potenciales. En un caso previo muy similar con la marca china Proview Technology, en esta ocasión por el uso de la marca iPad, Apple decidió llegar a un acuerdo por la nada desdeñable cifra de 60 millones de dólares. Pero éste no ha sido el único problema de Apple por el uso del término "iPhone" y sus variantes. En 2009 denunció a la empresa mejicana "iFone" aunque, en este caso, los tribunales mejicanos dictaron sentencia en contra de los intereses de la marca californiana.