Skip to main content

¿Tienes un seguro para tus dispositivos?

Todos sabemos que es mejor prevenir que lamentar. ¿Lo cumples con tu móvil?
user

15/04/2015 - 16:21

A la mayor parte de usuarios le cuesta un esfuerzo adquirir un smartphone o tablet. Si en ese mismo momento el dependiente le propone aumentar el desembolso contratando un seguro que cubra los accidentes que pueda sufrir su flamante dispositivo, se lo pensará dos veces. Y entre sus pensamientos figurará algo así como ¿Realmente lo necesito?

Hay tantas respuestas como usuarios. Nadie tiene duda de la necesidad de seguro cuando su dispositivo acaba de caerse el suelo y su pantalla se ha quebrado, pero mientras todo va bien... ¿por qué pagarlo? 

Veamos las diferentes respuestas y experiencias de nuestros redactores. ¿Te ves reflejado en ellas? ¡Siempre puedes aportarnos la tuya!

Cada vez que me compro un móvil, acción que realizo una vez al año, siempre evalúo las ofertas y posibilidades que ofrecen los seguros para smartphones pero, finalmente siempre termino rechazándolas. Lo hago principalmente por dos motivos, el alto precio de estos, y en segundo lugar por la letra pequeña.

Contratar un seguro móvil para un smartphone de alta gama, prácticamente me supone un sobrecoste de aproxidamente 1/3 de lo que cuesta el terminal. Un lujo al alcance de muy pocos, ¿no crees? Pero si este alto coste no te parece un impedimento, luego está la letra pequeña.

Y es que, por ejemplo, los seguros móviles, no cubren pérdidas accidentales o hurtos, aunque sí los robos. Además, existen muchas aplicaciones que te permiten localizar el móvil a distancia y en muchos casos, recuperarlo. Para el tema de las caídas, los nuevos smartphones, cuentan con cristales de protección de pantalla que ofrecen una alta resistencia frente a pequeños golpes o caídas. Ya sería muy mala suerte que se me cayera desde un segundo piso.

Y para finalizar, antes de contratar un seguro móvil, te recomiendo que analices bien tu seguro del hogar y todo lo que incluye, puesto que en algunos casos puede incluso cubrir tus dispositivos frente a accidentes dentro y fuera de casa.

Por todo ello, prefiero arriesgarme y no contratar ningún tipo de seguro especial. Si algún día tengo la mala suerte de que mi móvil sufra algún tipo de accidente (robo o golpe) siempre puedo comprarme uno más económico prácticamente por el precio que pagaría por un buen seguro. Mientras tanto, trato mi smarphone como si de un tesoro se tratara.

A la pregunta: ¿Tengo un seguro para mis dispositivos? La respuesta es NO. Llamadme loco, temerario, intrépido o despreocupado. Nunca he asegurado mis dispositivos y es que no creo que lo necesite.

Si bien es cierto que esto es útil ante posibles percances, mi inigualable cuidado con mis terminales ha hecho, hasta ahora, que no me arrepienta de no haber contratado un seguro. Sé que llegará el día que lo necesite, pero hasta entonces trataré de ahorrarme unos eurillos, y es que ¡en tiempos de crisis hay que rascar de donde se pueda!

La necesidad o no de contratar un seguro para nuestros dispositivos tecnológicos dependerá, obviamente, del tipo de dispositivos que tengamos. No es lo mismo disponer de un smartphone de gama alta y una cámara de fotos profesional, que ser propietario de un teléfono móvil barato y de una sencilla cámara de fotos compacta.

En cualquier caso, ante la posibilidad de que nuestros dispositivos sufran caídas, roturas o, por ejemplo, pérdidas, si nos decidimos y contratamos uno de estos seguros, siempre tendremos que tener muy cuenta, y leer con atención y detalle, todas las condiciones de la póliza, para así evaluar si lo que tendremos que pagar por dicho seguro nos compensa (teniendo en cuenta el valor de nuestros dispositivos).

Así, esas condiciones tendrían que superar las condiciones generales de la garantía que los dispositivos tecnológicos suelen incluir. 

Nunca he tenido seguro para mi dispositivo móvil. La verdad es que tienes que estudiar muy bien lo que cubre y lo que no... si es hurto, si es atraco, si rotura.... pienso que al final, es difícil que se cubran las cosas más habituales que pueden ocurrirte como perderlo o que te lo quiten sin darte cuenta.

Por otro lado, los dispositivos pierden valor desde el momento que empiezas a utilizarlos, así que podría contemplar el tema de hacer un seguro en el caso de comprar un smartphone o tablet de muy alta gama. Y si te decides a hacerlo, estudiar muy bien todas las coberturas y ver si te compensa.

Vivo a lo loco. No pido perdón ni lo merezco. Soy lo más duro del viejo Oeste... y no contrato seguro para mis aparatitos. Por varios motivos, con uno como principal: Creo que prácticamente ningún dispositivo de los que se pueden comprar en el mercado están preparados para durar más de dos años.

Además, de tener seguro, implicaría que me tendría que quedar con él mientras aparecen nuevas versiones, y me voy quedando atrás hasta ser obsoleto. Al margen de esto, no estoy de acuerdo con las condiciones de los seguros y además odio con todo mi corazón los servicios postventa y de atención al cliente.

Nada como un empleado desganado esgrimiendo un tecnicismo absurdo para que el tiempo que llevas pagando un seguro no sirva absolutamente de nada. Gracias pero no, gracias.

En numerosas ocasiones he tenido que hacer uso de ese maravilloso servicio creado para sacar de quicio hasta al comentarista de Oliver y Benji. Los seguros son una "rara avis" de la sociedad moderna: cuando no los necesitas son de lo más simpático, y cuando precisas hacer uso de ellos quebrantarán tu moral hasta hacerla añicos.

Si bien es cierto que un seguro a tiempo, puede conseguir que un robo o daño físico sólo quede en una mala tarde, la experiencia me dice que el contratar estos servicios te implicará más problemas que soluciones. Tú decides.

Ver ahora: