Lo hemos probado: opiniones del Samsung Galaxy S5

Lo hemos probado: así es el nuevo Samsung Galaxy S5

Llevábamos meses esperándolo, hablando de él, comentado qué novedades aportaría y cómo sería su diseño. Meses en los que nos hemos hecho eco de rumores y filtraciones. Algunos no tan desencaminados... otros totalmente alejados de lo que realmente ha terminado presentándose.

Y, todo sea dicho, personalmente no quería crearme ninguna expectativa ni ilusión para luego no llevarme sorpresas. Y de ahí viene la decepción de muchos tras el evento Unpacked 5 de ayer.

samsung galaxy s5 prueba

A mi personalmente… bueno, mejor no adelantaré mi opinión. Pero por fin, tras esta larga espera, ya está entre nosotros: se trata del Samsung Galaxy S5, el nuevo buque insignia con el que la firma coreana pretende mantener, un año más, su supremacía en la gama alta de smartphones.

Su intención no es otra que ofrecer al usuario el mejor terminal de 2014, la mejor experiencia y los mejores accesorios -Gear 2, Gear 2 Neo y Gear Fit- con los que complementar a su nuevo smartphone, tal y cómo demuestra este vídeo en el que vemos el funcionamiento del nuevo Gear Fit en conexión con el Galaxy S5:

 

 

El ecosistema evoluciona, crece... pero -y sin menospreciar los excelentes smartphones que otros fabricantes han presentado estos primeros días del MWC 2014- ¿conseguirá Samsung, una vez más, tener entre sus filas el móvil más deseado? 

Para empezar, el nuevo Samsung Galaxy S5 muestra, a nivel de diseño y hardware, una línea continuista con respecto al S4 y demás últimos modelos de la marca.

tres samsung galaxy s5

Una estrategia que recuerda un poco a la de uno de sus máximos rivales, Apple, por ejemplo. Siempre hablando a nivel de popularidad y ruido mediático, y no de cuota de mercado, donde la marca coreana no tiene rival.

Y es que, si algo funciona, para qué cambiarlo. Trabajemos sobre ello y añadamos nuevas características y prestaciones que lo mejoren.

¿Están engañando al usuario? Para nada. Samsung mejora su producto y ofrece un smartphone de última generación; el consumidor y usuario es muy libre de opinar y de comprar o no.

El haber apostado por un modelo bastante conservador en cuanto a prestaciones ha sido uno de los puntos más criticados por muchos.

parte trasera galaxy s5

Cómo es y qué tiene de nuevo el S5

Entrando un poco más en materia, si hablamos de dimensiones, mientras que el Galaxy S4 alcanzaba 136,6 x 69,8 x 7,9 mm (y un peso de 130 gramos), el nuevo Galaxy S5 se agranda ligeramente, con 142,0 x 72,5 x 8,1 mm y 145 gramos.

El diseño ofrece muchas similitudes con su predecesor: carcasa, bordes redondeados, tacto agradable... Incluso toma detalles en este aspecto del su hermano mayor -en tamaño- el Galaxy Note 3 y, al igual que este, monta un puerto USB 3.0 para carga y trasferencia de datos.

conectores

Sin embargo, al Galaxy S5 Samsung le ha añadido un importante plus, desde mi punto de vista el más interesante: la resistencia al agua y polvo según la certificación IP67 (el puerto USB cuenta con su propia junta tórica y el conector minijack está preparado para aguantar inmersiones). 

 

 

He llegado a leer que han copiado algo que ya la competencia ofrecía -léase Motorola, los primeros hace unos cuantos años, Sony... y otros tantos-. ¿Es criticable? ¿Están imitando en vez de innovando? Pues a mi modo de ver, ni lo uno, ni lo otro.

No, simplemente están ofreciendo soluciones con prestaciones que, si bien otros fabricantes ya tenían, demandan los usuarios y mejoran la experiencia final. Así que chapó Samsung, para mi es la mayor "innovación", aunque no sea tanto según algunos.

¿Mejoras por dentro y por fuera?

Respecto a la pantalla, mantiene la misma resolución Full HD: no hemos visto la tan esperada y deseada 2K pero aumenta ligeramente el tamaño para ofrecer 5,1 pulgadas. La densidad de píxel es menor, sí, pero aún así suficiente.

La tendencia hacia smartphones cada vez más grandes es clara y en unos tres años se estima que un tercio de los terminales vendidos estén por encima de las 5”. Samsung ya apuesta por ello en su tope de gama.

A nivel interno, lejos de ser una auténtica revolución, el Samsung Galaxy S5 tiene unas características muy comedidas y conservadoras. Procesador Quad Core, una memoria RAM de 2 GB y una capacidad de almacenamiento interna de 16 o 32 GB, ampliable a 64 GB mediante tarjeta microSD.

Interior Galaxy S5

Mismas prestaciones, aunque diferente procesador que el S4. Si bien es cierto que hoy se filtraba que podría salir una segunda versión del Galaxy S5 con procesador octa-core

La cámara, a falta de más datos técnicos, ofrece mejores relativas.  Cuenta con un sensor de 16 megapíxeles (4.640 x 3.480 píxeles) en lugar de 13 MPíx y ofrece, como el Note 3, el extra de grabación de vídeo 4K.

Samsung Galaxy S5

Todo sea dicho, mejorar el número de modos y filtros que vimos con el S4 es difícil, pero no por ello el foco selectivo, el modo HDR y el enfoque en menos de 0,3 segundos desmerecen en absoluto. Son una auténtica gozada. Hay algún que otro modo complementario y el software se ha rediseñado ligeramente pero, en general, sigue la misma línea que el S4 y el Note 3. 

 

 

Novedades en su sistema TouchWiz

Otro apunte importante, y como no podía ser de otra forma, es la implementación de KitKat, Android 4.4.2, como sistema operativo. ¿Para cuándo para el Note 3 libre en España? Vaya desde aquí mi tirón de orejas a la persona que corresponda.

Además, se ha resideñado la capa personalizada de Samsung, TouchWiz, con la intención de darle un aspecto más intuitivo.

S5 Touchwiz

Un movimiento, como poco, arriesgado, ya que ha sufrido importantes modificaciones y el público no siempre está preparado para estos cambios repentinos (que pregunten a Microsoft, que de esto sabe mucho con Windows 8).

Con todo, la organización es más visual y muestra un nuevo diseño de iconos. En definitiva, el launcher se ve más limpio, más ágil, más amigable

 

 

Sobre las apps preinstaladas y el sensor de huellas

También se le ha dado una vuelta a las apps preinstaladas propias de la marca y, entre otras, cabe destacar la nueva versión de S-Health, que mejora el sistema de seguimiento de actividades físicas y salud, y aumenta sus posibilidades con un nuevo sensor de pulsaciones. Situado en la parte trasera, la verdad es que es bastante efectivo pero tan sólo debe usare a nivel informativo. 

 

 

Pero no dejemos nada en el tintero, no me veo corriendo con el móvil en la mano, para eso ya tengo una banda con sensor Bluetooth. Habrá que buscarle la utilidad. Por ahora, no la he desubierto.

El sensor biométrico del nuevo Galaxy S5 (o más bien escáner, ya que hay que deslizar el dedo) de huellas dactilares es otro de los puntos fuertes. Un detalle presente en otros móviles como el Apple iPhone 5S y HTC One Max, y que aportará un plus de seguridad además de abrir un abanico de posibilidades infinitas; desbloqueo del sistema, pagos móviles, etc. No será innovación, pero ¡chapó! –una vez más- O, como dirían en Samsung, es muy “chic” (tantas veces repetido en los Unpacked de la marca).

 

 

Y qué pasa con la batería

Y poco a poco llegamos a uno de los puntos más conflictivos del nuevo Samsung Galaxy S5, la batería.

Se había hablado de una carga mucho más rápida, inalámbrica y con una capacidad mayor. Pero finalmente Samsung ha apostado por 2.800 mAh. Una batería que se antoja para muchos un poco justa para el día de hoy (de lo mismo criticaron a Google en el lanzamiento del Nexus 5)

Personalmente, hasta que no lo pruebe, prefiero no opinar, pero dudo mucho que sean insuficientes. No se trata de aumentar en capacidad y tamaño las baterías de los terminales, sino de optimizar el consumo de los componentes que hacen uso de ella. Y con el Galaxy Note 3, Samsung lo ha hecho muy, pero que muy bien. ¿No sería lo suyo pensar que con el Galaxy S5 van a conseguirlo?

Batería Samsung Galaxy S5

Además, Samsung ofrece un nuevo modo de “ahorro de energía” que ha rediseñado por completo el limitado gestor al que nos tenían acostumbrados. Ahora es capaz de reducir el rendimiento del procesador y ajustar los parámetros de visualización de forma automática en función de las necesidades para, de esta forma, aumentar la autonomía del smartphone cuando sea necesario.

En cuanto a la conectividad, qué puedo decir, soporta los estándares que se le presuponen a un móvil de su categoría. Por destacar alguna novedad (que no lo es tanto), se tiene la nueva función Download-Booster, la cual permite descargar datos de forma paralela con LTE y WiFi. Nos lo cuentan Felipe Asenjo (Responsable de formación) y Jesús Guardiola (Product manager) en el siguiente vídeo:

 

 

Resultados en Benchmark

Una de nuestras primeras inquietudes a la hora de analizar el Samsung Galaxy S5 era la puntuación en los diferentes benchmarks, y como una imagen vale más que mil palabras, estos son los resultados:

3D Mark Ice Storm Unlimited

Benchmar 3d mark

Basemark OS II

prueba galaxy s5

Antutu Benchmark

prueba galaxy s5

Comparación Antutu Benchmark:

ModeloResultado
Samsung Galaxy S536.466
Xperia Z Ultra33.654
Xiaomi Mi333.494
LG G232.917
Samsung Galaxy S427.435
Nexus 526.350

 

Mi opinión…

En resumen. Sí, como ya se ha dicho, creo que el S5 no marcará un antes y un después en la familia Galaxy de Samsung como han hecho antes otros terminales de la marca.

Tampoco ofrece un diseño rompedor ni sus prestaciones justifican el cambio si ya se cuenta con un terminal de gama alta –digamos un S4, Note 3, Z1, Z1 Ultra, HTC One, HTC One Max, Nexus 5…-.

Y sí, también si se compara con su predecesor, las novedades se limitan, a grande rasgos, a un nuevo escáner de huella digital, un sensor cardiaco y resistencia a polvo y agua según la certificación IP67. ¿Suficientes? Para mi sí.

No desmerecen en absoluto y estoy deseando probarlo más detenidamente y hacer un análisis del Samsung Galaxy S5 más profundo.

trasera galaxy s5

Como primera toma de contacto, ha sido una auténtica gozada. Con todo, creo que mi dispositivo preferido en esta nueva puesta de largo de Samsung, ha sido el nuevo Gear Fit. Esta pulsera sí que me la compraría.

El Galaxy S5 tendrá que esperar, por ahora… mi flamante Galaxy Note 3 es un duro rival.