¿iPhone 6 ganará la batalla contra los móviles Android?

¿iPhone 6 ganará la batalla contra los móviles Android?

iPhone 6 todavía no ha salido a la venta, pero son muchos los rumores y especulaciones que se ciernen sobre él.

¿Decepcionará o sabrá recuperar la innovación característica de Apple?

La competencia no puede ser más dura: el Samsung Galaxy S5 será un gran rival para la compañía, junto con otros potentes smartphones que aún no han salido al mercado, como el HTC All New One o el LG G3.

Hace unas semanas te hablábamos de las características que más se esperan del iPhone 6, pero no contábamos con que aparecieran nuevas filtraciones, que aseguran que incorporará sensores de temperatura, humedad y presión.

Consulta la recopilación de rumores definitiva del iPhone 6 para estar al día de todo lo que sabemos de él.

Ésta, al parecer, sería la última estrategia de Apple para intentar competir con Samsung, que es resistente al agua y al polvo e incorpora una aplicación de salud, S Health, que competiría con la del iWatch de Apple.

Sin embargo, aunque son muchos los que aseguran que el iPhone 6 no traerá la innovación que esperamos de él (aún tenemos que esperar a saber las características oficiales), lo cierto es que puede que sí que gane en potencia a Android.

¿Por qué? La potencia del nuevo smartphone de Apple residiría en su procesador, que ya habría comenzado a producir TSMC. Si el procesador A7 de Apple ya tiene un gran rendimiento a 64 bits, el iPhone 6 llevaría incorporado el nuevo procesador A8, que mejoraría su fluidez.

De hecho, no hay ningún móvil Android que tenga un procesador a 64 bits, y se espera que empiecen a aparecer los primeros smartphones Android con estos procesadores durante la segunda mitad de 2014.

La potencia de sus dispositivos sería la gran ventaja competitiva de Apple, que podría conservar su posición de liderazgo durante algunos años más.

Según un informe de ABI Research, alrededor de 184 millones de procesadores a 64 bits se lanzarán este año.

De ellos, tan sólo el 20% irán destinados a smartphones Android, lo que parece indicar que a este sistema operativo aún le queda un tiempo para llegar a los niveles de Apple.

Sin embargo, ¿realmente importa la potencia del procesador o cómo utilice el dispositivo los recursos? ¿Será éste un factor decisivo, o los usuarios se decantarán por otras características?