El iPhone 6 Plus, fino como una pluma e ¿igual de frágil?

iPhone 6 doblado

Apple nos dejó boquiabiertos lanzando al mercado el iPhone 6 Plus, grande y más delgado que los demás smartphones de su tamaño. Durante unos días hemos estado recibiendo imágenes de los smartphones doblados en los bolsillos de los usuarios, aunque no había ninguna prueba evidente... hasta ahora. El iPhone 6 Plus ha sido puesto a prueba por Lewis Hilsenteger, de Unbox Terapy. Él ha sido el primero en someter al dispositivo a una prueba de doblado, y lo hemos visto con nuestros propios ojos: el iPhone 6 se dobla. 

No es un doblez estético, como el LG G Flex, ni siquiera planificado por la compañía. En el vídeo, Hilsenteger comienza avisando de que su iPhone 6 Plus esta levemente doblado por el centro, aunque este doblez apenas es percibible y por tanto no es relevante como prueba.

Estos son las primeras noticias que tuvimos sobre la fragilidad del iPhone 6 Plus

Sujetándolo con los dedos y haciendo presión con los pulgares en la parte inferior del dispositivo, va demostrando poco a poco la nimia resistencia del smartphone de aluminio ante la presión de los dedos. No tarda mucho en formarse una esqina en la que el aluminio aparece claramente doblado. 

 

Eso sí, este vídeo también tiene una parte positiva: a pesar de los pesares, y del grado de inclinación del doblez, lo cierto es que la pantalla del iPhone 6 Plus no se rompe en ningún momento, y el móvil sigue siendo completamente operativo después de que Hilsenteger se pusiera en plan medieval. 

También debemos tener en cuenta que este no es un problema único de los dispositivos de Apple, y que no es la primera vez que lo vemos. De hecho, la mayoría de los smartphones con carcasa de aluminio se doblan, y más si los forzamos o nos sentamos encima de ellos, pero ya sabemos que los iPhone son especiales, para bien o para mal, y despiertan más atención mediática que la mayoría de sus rivales.

Otra cosa sería si se doblaran por llevarlos simplemente en el bolsillo frontal del pantalón, algo que aseguran algunos usuarios pero que no hemos podido demostrar aún. Lo desmentiremos -o confirmaremos- cuando hayamos tenido la oportunidad de probarlo durante un tiempo prudencial.

Después hemos sabido por Twitter que la pantalla sí que se rompió al intentar devolver el teléfono al plano horizontal. Nuestro consejo: si os compráis un teléfono de 800 euros, como idea, no lo guardéis en el bolsillo trasero sin funda. No os sentéis encima de él. Y por amor de Dios, no os pongáis a jugar a los fisioterapeutas con él.