iPhone de Apple catalogado "problema de seguridad nacional"

Frequent Locations acusada de atentar contra seguridad nacional

Mientras las relaciones entre China y Estados Unidos, en lo referente a la seguridad cibernética, empeoran, las emisoras estatales chinas han etiquetado el iPhone de Apple un "problema de seguridad nacional".

La emisión de la Televisión Central de China, patrocinada por el Estado, declaró en su transmisión nacional del mediodía del viernes que el iPhone un "asunto de seguridad nacional", según el Wall Street Journal.

La TCC criticó la función de "Localizaciones Frecuentes" presente en iOS 7, diciendo que investigadores creían que los puntos de datos registrados por el servicio permitían que personas con acceso a este banco de datos obtuvieran información sensible de China, e incluso "secretos de Estado".

La función "localizaciones frecuentes" es una característica opcional que permite a los usuarios otorgar permiso sus dispositivos para registrar los lugares que más frecuentan, con el fin de proporcionar información de utilidad en base a la ubicación.

Así son los campamentos chinos contra la adicción a Internet.

La relación entre China y los Estados Unidos, en cuanto a seguridad cibernética, nunca ha sido buena, pero se volvió mucho más tensa después de la filtración de documentos confidenciales por el ex-contratista de la Agencia de Seguridad Nacional de EE.UU., Edward Snowden, a principios de este año.

De todas las filtraciones que mostraron las actividades de vigilancia generalizada de la agencia de inteligencia, el descubrimiento de la intervención secreta de la NSA de las redes de telecomunicaciones e Internet del gigante chino Huawei fueron de particular interés para el país.

También lo fueron las revelaciones que sugerían que la NSA había hackeado las principales empresas de telecomunicaciones en China para extraer mensajes de texto.

La emisión se refirió a las filtraciones Snowden, y según el Wall Street Journal, llamó las bases de datos de las empresas de tecnología de Estados Unidos "minas de oro". Además, la difusión citó a funcionarios chinos, que insistían en que Apple tendría que "asumir las responsabilidades legales" si las fugas de datos propiciadas por los iPhones causaban algún daño.

Apple es la última de una serie de empresas norteamericanas en lidiar con las consecuencias de las tensas relaciones entre China y Estados Unidos.

En junio los medios de comunicación chinos cuestionaron la seguridad del sistema operativo Windows de Microsoft. Anterior a esto, el Centro de Contratación del Gobierno Central de China prohibió el uso de Windows 8 en las computadoras del gobierno.