iPhone contra iFone

iPhone contra iFone

A un primer vistazo, el titular de esta noticia puede recordar, especialmente a los más cinéfilos, al enfrentamiento entre Dustin Hoffman y Meryl Streep en Kramer contra Kramer, aquella cinta de finales de los setenta en la que se abordaba, casi por primera vez en el cine, el entonces peliagudo tema del divorcio... y el aún más peliagudo si cabe asunto de la nula capacidad de muchos padres de preparar una buena tostada francesa (ya saben, esa versión light de las torrijas) a sus hijos. Sin embargo y, pese a la similidad fonética, en esta ocasión no hay ningún lazo (ni de sangre ni afectivo) entre las partes. Pero bueno, vayamos por partes: en 2009 Apple denunció a iFone, una empresa mexicana, con presencia en España, especializada en comunicaciones y, tres años después, Apple ha perdido el juicio contra iFone.

¿La razón de la denuncia de Apple? Resulta más que evidente la similitud entre el nombre de la empresa y el del iPhone, algo que hizo pensar a los de Cupertino que los mexicanos podían aprovecharse del buen nombre del smartphone de Apple, por lo que no dudaron en acudir a los tribunales y denunciar a iFone, precisamente por eso, por su nombre.

Sin embargo, tras tres años de litigios, apelaciones (al hablar de apelaciones y objeciones siempre me acuerdo de Demi Moore en Algunos Hombres Buenos, por seguir con las referencias cinematográficas), Apple ha perdido el juicio contra iFone. Y la razón de ello no es baladí: La empresa mexicana registró su nombre, ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Intelectual el año 2003, es decir, cuatro años antes de que Apple presentara el iPhone. Además, según se indica en su página web, iFone lleva operando desde 1998, es decir, seis años antes del registro. Esto, claro, hace evidente para los tribunales que no ha existido, por parte de la empresa mexicana, intención de aprovechar en beneficio propio el nombre del smartphone de Apple.