Microsoft regala smartphones a empleados despedidos de Nokia

Microsoft regala smartphones Nokia Lumia 630 a los empleados que acepten el despido en China, de forma voluntaria.

18.000 despidos. Unos fríos números escritos es un papel. Pero cada despido es un drama. Un familia preocupada e inmersa en la incertidumbre.

El pasado 17 de julio, Microsoft anunció que reduciría su plantilla en 18.000 trabajadores, tras absorber los 30.000 empleados de Nokia.

La mayoría de estos despidos tendrán lugar en la propia Nokia, lo que ha provocado la indignación de Finlandia, donde está la sede central de la compañía.

Pero no será la única división afectada. Microsoft también ha cerrado Xbox Entertainment Studios, la filial que iba a producir series de televisión para Xbox One.

Parece que una de las fábricas más afectadas por los despidos va a ser la factoria y centro R&D (Investigación y Desarrollo) de Nokia en Pekín (China). Según informa la web MarketWatch, de los 5.000 trabajadores que tiene dicha fábrica en estos momentos, van a despedir a 4.700, hasta dejar sólo 300 empleados.

Microsoft regala smartphones a los despedidos en China

Microsoft vende más móviles que Apple desde abril

La noticia ha sentado como un jarro de agua fría entre los trabajadores chinos, hasta el punto de que la semana pasada se produjo una manifestación de unos cien trabajadores.

Protestaban porque, según ellos, Microsoft les prometió que no habría despidos durante el primer año desde la adquisición de Nokia. Además pedían que los empleados de la China continental tuviesen derecho a las mismas indemnizaciones que los que trabajan en Taiwan. Algo, que por otro lado, rara vez ocurre.

Según MarketWatch, para intentar calmar los ánimos y, al mismo tiempo, facilitar el proceso, Microsoft está regalando smartphones Nokia Lumia 630 a aquellos empleados que acepten la baja voluntaria. Sólo ofrece 300 smartphones al día con el sistema "el que primero llegue se lo queda, hasta que se acaben".

El Lumia 630 (Análisis) es un smartphone de gama baja que en España cuesta 149 €.