Ni muerto te librarás de tu operadora de telefonía

Ni muerto te librarás de tu operadora. Los problemas de comunicación con los operadores de telefonía.

Debido a la enorme competencia y al escaso margen de beneficio, tratar de cancelar un servicio con una operadora de telefonía siempre es complicado. No quieren que sus clientes se marchen a la competencia, por eso hacen lo posible para evitarlo.

El problema viene cuando hay un fallecimiento de por medio. Con la carga adicional de dolor y estrés que se acrecienta porque sigues recibiendo facturas, amenazas por impago, u ofertas para que contrates la banda ancha, meses después de que tu marido haya fallecido, y hayas acudido tres veces a cancelar su tarifa.

Maria Raybould, una viuda británica de 56 años, terminó con un ataque de ansiedad cuando acudió a la tienda de T-Mobile con las cenizas de su esposo para demostrar, de una vez por todas, que había fallecido.

Su marido murió el pasado mes de agosto. Tenía contratada una tarifa de 26 libras mensuales con su Samsung Galaxy SII, a través de la compañía T-Mobile. Su hijo acudió al día siguiente a una tienda T-Mobile para anular el contrato. Allí le dijeron que debía presentar un certificado de defunción. Tras presentarlo, las facturas siguieron llegando, así que las canceló. Pero entonces comenzaron a llegar avisos de impago y amenazas de envío de un oficial para proceder a su detención.

María acudió a la tienda T-Mobile hasta tres veces, presentando tanto el certificado de defunción como las facturas de la funeraria. En la tienda le decían que se lo iban a cancelar, pero las facturas y las cartas amenazantes seguían llegando. Hasta que, hastiada de la situación y presa de los nervios, acudió a la oficina con las cenizas de su marido para demostrar, de una vez por todas, que había fallecido.

La pobre mujer sufrió un ataque de ansiedad y tuvo que ser atendida en la calle.

Tienda T-MobileFoto: The Guardian

Le cobran 1200 $ por el WiFi en un vuelo de Londres a Singapur

Según informan en The Telegraph, tras sufrir esta pesadilla durante meses, la compañía T-Mobile ha pedido disculpas a Maria Raybould, y ya ha cancelado el contrato, por supuesto, sin cobrar ninguno de los cargos adicionales. "Queremos pedir disculpas a la señora Raybould por cualquier angustia ocasionada en estos tiempos difíciles. Queremos confirmar que su cuenta ha sido cancelada y el balance puesto a cero", ha anunciado un portavoz de la compañía.

Lo cierto es que todos nos hemos peleado alguna vez con el servicio técnico de alguna operadora. ¿Crees que tratan a los clientes con el respeto merecido? ¿Has pasado por alguna situación angustiosa como la de María Raybould? ¡Cuéntanoslo en los comentarios!