Los planes de Lenovo para reflotar Motorola

Los planes de Lenovo para hacer rentable Motorola

Hace quince días que Lenovo compró Motorola por 2.910 millones de dólares, y desde entonces han pasado muchas cosas.

Los mercados no acaban de ver rentable la operación, y han castigado a Motorola bajando sus acciones un 25%. Por otro lado, como parte del contrato de venta, Google ha comprado el 6% de Lenovo.

Hoy se ha sabido que el CEO de Motorola y ejecutivo de Google, Dennis Woodside, abandona ambas compañías para convertirse en Jefe de Operaciones de DropBox.

Se multiplican las dudas alrededor de la mítica compañía de telefonía, pero no para Yang Yuanqin, Jefe Ejecutivo de Lenovo, y Wong Waimin, Jefe de Finanzas. El gigante chino, que ha aumentado sus beneficios en el último trimestre de 2013 en un 30%, lo tiene muy claro. Motorola será rentable en cuestión de unos cuatrimestres.

Así son los nuevos portátiles y ordenadores de sobremesa de Lenovo

En una entrevista recogida en The Wall Street Journal, ambos altos ejecutivos de Lenovo describen sus planes para Motorola.

La idea es mantener la marca y aprovecharla para que Lenovo se introduzca en mercados ya maduros en donde tiene poca presencia, es decir, Estados Unidos, y otros países occidentales.

Además introducirá Motorola en China, aprovechando los enormes canales de distribución que tienen en su país de origen.

Lenovo ya está planificando nuevos smartphones de Motorola, con la intención de potenciarla.

Además, gracias a los nuevos recursos aportados a Motorola por la compañía, han identificado procedimientos en la gestión de materiales y la cadena de suministros, en donde pueden reducir costes.

Con estas estrategias, Lenovo pretente transformar Motorola en un par de cuatrimestres, y buscar la rentabilidad a partir de ahí.

También reconocen que la compra de Motorola y los servidores de IBM requiere 2.700 millones de dólares en metálico, pero ya tienen 4.700 millones en cash, así que después de la compra aún tendrán 2.000 millones de reserva para el futuro.

Parecen estrategias razonables, pero queda por ver cómo funcionan en la práctica. Démosles unos meses para demostrar que tenían razón.