Policía podría obligarte a desbloquear iPhone con tu huella

La policía podría obligarte a desbloquear tu iPhone con tu huella dactilar, si eres acusado de un delito.

El creciente tira y afloja entre las agencias de espionaje y las compañías de Internet como Apple y Google, amenaza con terminar en los tribunales. De hecho, es posible que obligue a los políticos a cambiar las leyes.

Las compañías de Internet se han cansado de que el FBI, la NSA y otros organismos espíen indiscriminadamente a sus usuarios, así que están estableciendo nuevas medidas de seguridad. Tanto iOS 8 como Android Lollipop encriptan los datos de los usuarios automáticamente.

En el caso de Apple, las huellas dactilares que se usan como contraseña se guardan codificadas dentro del iPhone o iPad y no salen de ahí. Por tanto Apple no las tiene y ni las agencias de espionaje ni los jueces pueden presionarla para que las revele. Eso ha indignado al FBI.

Estas medidas mejoran la privacidad de los usuarios, pero también frenan la labor de los investigadores cuando se trata de perseguir delitos, y favorecen a los delincuentes.

Es lo que ha ocurrido en el caso de David Baust, una persona acusada de estrangular a su novia, que se niega a facilitar su huella para desbloquear su smartphone. La policía sospecha que el supuesto asesino grabó el estrangulamiento con su móvil, y quiere comprobarlo, pues sería la prueba definitiva para acusarlo. ¿Pueden obligarle a usar su huella para acceder al smartphone?

La policía usa perros para detectar memorias USB ocultas

Los ciudadanos norteamericanos están protegidos por la Quinta Enmienda de su Constitución, que impide a la Justicia obligarles a revelar datos que vayan en su contra, en un juicio. 

Esta semana, un juez de Virginia ha sentenciado que una persona acusada de un crimen está obligada a prestar su huella para desbloquear su iPhone, porque al igual que ocurre con el ADN o la firma, esta información no se considera revelación de datos, al ser algo que tenemos de nacimiento, o usamos de forma pública.

Por tanto, según esta sentencia, un acusado podría estar obligado a entregar su huella a la policía para desbloquear el smartphone, pero no su contraseña. Así que ya sabes, si eres un delincuente no uses contraseñas biométricas...

En el caso de David Baust, puede servir de poco porque el iPhone activa automáticamente una contraseña cuando no se ha utilizado durante 48 horas, o bien cuando se reinicia el móvil, o se prueba una huella errónea más de tres veces.

[Fuente: MacLife]