Samsung reducirá un 30% su catálogo de smartphones en 2015

Samsung reducirá un 30% su catálogo de smartphones en 2015 y se centrará en las pantallas curvas.

¿Qué estrategia ha ideado Samsung para superar el descenso de beneficios y cuota de mercado del último semestre? Pues, salvando las distancias, convertirse en Apple. Quizá parezca exagerado, pero si analizamos cual es la filosofía de la Compañía de la Manzana, nos damos cuenta en que su éxito se basa en lanzar muy pocos productos, pero todos ellos en la vanguardia de la tecnología, con precios elevados acordes con esa innovación.

Y esa va a ser, salvando las distancias, la estrategia de Samsung para 2015. Al menos así lo afirma Robert Yi, un alto ejecutivo de la compañía, en una entrevista en The Wall Street Journal, que nos llega vía Bangkok Post.

2014 no ha sido un buen año para Samsung. El que iba a ser su smartphone de referencia, el Samsung Galaxy S5, sufrió un varapalo de la crítica por su diseño y escasa innovación. Su gama media y baja ha sufrido un notable descenso de ventas debido al auge de los smartphones chinos y nuevos modelos potentes y baratos de otros fabricantes, como Motorola y sus Moto X y Moto G.

Según Strategy Analytics, la cuota de mercado de Samsung ha caído del 35% al 25% en un año. En el segundo trimestre de 2014 los beneficios cayeron un 20%, y en el tercer trimestre un 50%. Sin embargo, la buena acogida de la crítica a sus Samsung Galaxy Alpha y el Samsung Galaxy Note 4 parece haber hecho reflexionar a la compañía coreana.

Según comenta Robert Yi en The Wall Street Journal, en 2015 Samsung reducirá su catálogo de smartphones un 30%, para ahorrar costes. En la actualidad tiene más de 80 smartphones diferentes a la venta, lo que obliga a mantener una cara logística de fabricación e inventario.

Igualmente, el próximo año se centrará en los smartphones que incorporan nuevas tecnologías, como las pantallas curvas, un campo en donde Samsung es pionera y los fabricantes chinos tienen más dificultades para competir.

Samsung en 2015

Un catálogo más pequeño, y nuevos smartphones centrados en la innovación y en la gama alta. Menos Samsung, más Apple. Veremos si la estrategia funciona...