El smartphone, ¿cómo ha cambiado nuestro comportamiento?

smartphone general

Los smartphones han cambiado nuestro comportamiento, y nuestra mentalidad. Es evidente.

No hay más que reflexionar un poco sobre las actividades que realizamos en la vida cotidiana para darnos cuenta de cómo se ha ido generando una dependencia de nuestro smartphone. Tanto, que lo llegamos a consultar una media de 150 veces al día, una cifra que a algunos se les quedará corta y a otros les parecerá exagerada, pero no lo es tanto.

Echamos más de un vistazo al teléfono para ver si tenemos una notificación en alguna de nuestras redes sociales, un mensaje de WhatsApp, o para comprobar si hemos recibido algún correo nuevo.

La mayoría de estas pequeñas actividades las realizamos para aprovechar el rato que estamos en la parada del autobús o esperando en una cafetería.

Es lo que en el último informe de la Sociedad de la Información en España 2013, que publica anualmente Fundación Telefónica, han bautizado como “tiempo encontrado”.

El 68% de los internautas se conecta con el móvil precisamente para eso: para intentar sacarle partido a todos esos tiempos muertos.

Cifras uso smartphone

La vida en micromomentos

Parece ser que desde que tenemos smartphones gestionamos así nuestra vida digital, a base de “micromomentos”. Con él siempre en nuestra mano, no existen restricciones de tiempo ni espacio.

Puedo empezar una conversación por WhatsApp por la mañana y no terminarla hasta por la tarde, o al día siguiente. O leer los titulares de la edición online de algún periódico a primera hora del día, para dedicarle más tiempo cuando llegue a casa.

Esto no ha ocurrido de la noche a la mañana. Tal y como apunta Javier Carbonell, autor del estudio Sociedad de la Información en España 2013, “el móvil es el dispositivo que siempre llevamos a nuestro lado y consultamos continuamente, ya en las anteriores ediciones del informe mencionamos este grado de dependencia entre usuarios y móviles.

A medida que el móvil se ha ido haciendo inteligente, y convirtiéndose en lo que llamamos smartphone, las capacidades de hacer actividades más complejas en todo momento han ido creciendo”.

"A medida que el móvil se ha ido haciendo inteligente, su capacidad para hacer actividades más complejas ha aumentado"

Una característica que, sin embargo, no comparte con el dispositivo estrella de los últimos dos años: el tablet. Aunque se vean similitudes entre ambos, “hay que reconocer que no tiene un carácter tan personal y portátil como el smartphone”.

Por el contrario, Carbonell sí cree que el fenómeno de los “micromomentos” se verá potenciado por otro tipo de dispositivos de los que cada vez nos llegan más ejemplos. Son los “wearables”, o tecnología integrada en ropa y complementos. “De hecho es un fenómeno que ya se empieza a observar con los smartwatches y las pulseras de monitorización de la actividad física”.

Con el móvil compramos más

Otro de los datos llamativos de este informe de Telefónica es que el 81% de las compras que hacemos desde nuestro móvil no sólo no están planificadas, sino que son espontáneas. Así que, además, el smartphone aumenta nuestro consumismo y, de paso, se convierte en uno de los mejores aliados del comercio electrónico. Y no sólo para adquirir un artículo o servicio.

Lo utilizamos en todo el proceso de compra: el 80% de las veces para buscar información sobre algún producto, buscar dónde está una tienda y sus horarios, o para comparar precios. Curiosamente, el hogar es el lugar favorito para echar mano del smartphone y realizar estas consultas. Algo que ocurre en la mitad de los casos.

El smartphone aumenta nuestro consumismo y, de paso, se convierte uno de los mejores aliados del comercio electrónico

Esto no significa que el ordenador esté abocado a la extinción. Sí es cierto que, mientras que la venta de PCs se ha reducido un 10,9%, la de smartphones ha crecido un 46,5% en el último año, triplicando en unidades al número de ordenadores vendidos.

De momento, existe una convivencia pacífica de ambos aunque, curiosamente, el 77% de las búsquedas que se hacen con el móvil se realizan en un lugar en el que hay un ordenador.

“Parece que la mayor pantalla del PC debería implicar una mayor comodidad y, por tanto, que los usuarios se decantaran por este dispositiv. Pero no.

El hábito de utilizar el móvil y, sobre todo, que nos hemos acostumbrado a tener todo de inmediato –lo que llamamos el “efecto ya”– tiene más peso”, apunta Carbonell, y matiza: “hemos detectado que para las actividades de comunicación es más común el uso del smartphone y para las de productividad es más habitual emplear el PC”.

compras smartphone

Los jóvenes crean tendencia

Nuestra dependencia del smartphone es tal que el 77% de los jóvenes no concibe salir de casa sin él. Es este grupo de población, el que está entre los 16 y 24 años, el que más se conecta a Internet con el móvil.

Y lo utilizan, sobre todo, como herramienta de comunicación social. En otro estudio reciente, esta vez de Tuenti Móvil, el 62% los jóvenes reconocen que lo usan para hacer fotos más que para hablar.

Su comportamiento nos da una idea de cómo se transforma la sociedad. “Por ejemplo, los ‘micromomentos’ están modificando la forma en la que leemos y escribimos, fomentando los pequeños fragmentos que encajen en estos pequeños momentos”, recalca Carbonell. El autor del informe de Telefónica también apunta a nuestro, cada vez, más creciente deseo de tener todo de forma inmediata.

“Algunos expertos hablan de consecuencias negativas en la atención si no se controla, pero también es cierto que esto permitirá a la gente estar continuamente conectada con los demás y con el entorno, lo que facilitará el trabajo en equipo, la colaboración y potenciará el lado social de la Sociedad de la Información”.

Una tendencia positiva si no olvidamos que charlar delante de una taza de café sin mirar de reojo nuestro móvil es de lo más gratificante.