El smartphone Motorola Moto X, por dentro

Motorola Moto X por dentro, cortesía de iFixit

Ya se está convirtiendo en una tradición: smartphone, tablet o nuevo gadget que sale al mercado, smartphone, tablet o nuevo gadget que iFixit se encarga de despiezar. Estas últimas semanas te hemos mostrado la "autopsia" de la tablet Nexus 7 y del transmisor de vídeo Chromecast, dos nuevos productos de hardware de Google. Hoy continuamos con otro nuevo smartphone de la compañía de Mountain View, en este caso a través de su filial Motorola.

iFixit nos deleita con un despiece completo del Motorola Moto X, uno de los escasos smartphones con el logo "diseñado y fabricado en USA". Dispone de varios chips personalizados y un buen puñado de peculiaridades que lo convierten en un interesante conglomerado de hardware.

Lo primero que llama la atención es que tanto la carcasa como la batería y las diferentes capas de circuitos están pegadas con un fuerte pegamento que no se puede despegar a mano:

Para fundir el pegamento, iFixit recurrió a un curioso artilugio llamado iOpener, que se usa para abrir iPads. El iOpener es una especie de almohada con un material reactivo en el interior que se calienta a altas temperaturas cuando lo metes al microondas. Así que sólo hay que colocarlo sobre la carcasa para que funda el pegamento y así nos permita separar las componentes del smartphone:

 

Una de las cosas que más ha gustado a iFixit es que todo el diseño es modular: el micrófono, las cámaras, y otros componentes se "insertan" en la placa base, así que pueden reemplazarse fácilmente si se estropean. En la imagen, la cámara trasera de 10 Megapíxeles:

Aunque la batería es de sólo 2200 mAh, Motorola asegura que dura 24 horas utilizándola en tareas variadas. Esto se consigue porque la compañía ha trabajado codo con codo con Qualcomm para diseñar el Motorola X8 Mobile Computing System, un conjunto de chips personalizados formados por un Qualcomm SnapDragon S4Pro, un chip dedicado exclusivamente al reconocimiento de gestos, y otro al reconocimento de voz. En total, 8 núcleos distribuido de la siguiente forma: cuatro para el procesador, dos para el reconocedor de gestos, y otros dos para el reconocimiento de voz. Con este diseño sólo funcionan los cores necesarios, según las tareas que estés realizando, ahorrando bateria:

Motorola Moto X presenta otras peculiaridades, como el motor de vibración soldado a la placa base.

iFixit le otorga un 7 sobre 10 en facilidad de reparación. Entre sus puntos positivos, destaca su diseño modular, que permite reparar fácilmente componentes como las cámaras o los altavoces.

Además es fácil de desmontar porque sólo usa un tipo de tornillo, aunque no es muy común (T3). Sin embargo, critica el pegote de pegamento que lleva en la carcasa y la batería, lo que exige utilizar calor seco para despegarlo.