Tatuajes temporales podrían recargar el móvil en el futuro

Los científicos han creado un tatuaje temporal que puede actuar como una batería y se carga por el sudor del usuario. Aunque suena algo asqueroso, esto bien podría ser la solución a todos nuestros problemas de carga de los wearables.

Investigadores de la Universidad de California San Diego podrán no haber tenido la intención de crear una pequeña "biobatería", pero eso fue lo que encontraron después de una serie de experimentos para leer los niveles de lactato en las personas.

Inicialmente, los investigadores querían encontrar una forma de medir el lactato, el ácido que se acumula en los músculos cuando se hace ejercicio.

Puesto que el lactato se puede medir en el sudor de una persona, los investigadores decidieron que crearían una película transparente para colocarse sobre la piel de los usuarios y, así, medir las cantidades de ácido producido por diversos niveles de ejercicio.

Incrustaron un parche sensor de lactato en un tatuaje temporal, de modo que pudieran monitorear el nivel del ácido sin tener que pinchar los atletas con una aguja.

Inventan batería ultrafina y flexible para gadgets vestibles.

Entonces, los científicos se dieron cuenta que durante el proceso de medición de lactato tuvieron que eliminar electrones y, al hacerlo, crearon la mitad de una celda de batería.

Una vez que se dieron cuenta, los investigadores agregaron un cátodo para completar la batería. Después de todo, el ánodo ya tenía la enzima necesaria para eliminar los electrones a partir de lactato que puede ser enviado al cátodo, que contiene una molécula que toma los electrones.

En un vídeo de YouTube que explica el proceso, el profesor de nanoingeniería de la universidad, Dr. Joseph Wang, explicó que se les ocurrió la idea de cosechar energía del cuerpo de una manera no invasiva.

 

El prototipo resultante es lo que Wang llama "el primer ejemplo de una celda de biocombustible que cosecha energía a partir de fluidos corporales".

El tatuaje temporal no sólo ofrece poder de batería, sino que también rastrea los niveles de lactato, de manera que los usuarios puedan saber lo mucho que lo han ejercido.

Actualmente, los investigadores no logran obtener tatuajes que generen mucho poder, pero dicen que están trabajando en el aumento de la cantidad, con la idea de que en un futuro pudieran servir para alimentar dispositivos móviles y wearables.