Skip to main content

Actualizar a Ubuntu 17.04, ¿merece la pena?

Ventajas e inconvenientes de actualizar a Ubuntu 17.04.

17/04/2017 - 12:22

Como cada año por estas fechas, Canonical ha publicado la nueva versión de su sistema operativo de escritorio. En esta ocasión es Ubuntu 17.04 Zesty Zapus con todos sus sabores. Actualizar desde una versión anterior es tentador, pero ¿merece realmente la pena? ¿Va a mejorar el rendimiento del ordenador si lo haces?

A la hora de valorar las ventajas y desventajas de Ubuntu 17.04, hay que partir de una base. Esta versión no es LTS (Long Term Service), es decir, sólo tiene soporte hasta 2018. La próxima versión de este tipo saldrá el año que viene, así que si no eres un usuario experto no es muy recomendable actualizar. De aquí a un año saldrá otra edición, más completa y sostenible en el tiempo.

La última edición con Unity

Si nos centramos en Ubuntu, la distribución principal de la familia, nos encontramos con que la 17.04 es la última edición con escritorio Unity. Canonical ha anunciado que a partir del año que viene volverá a incorporar Gnome como entorno de escritorio por defecto, un auténtico golpe de timón.

A muchos no le ha gustado esta decisión, desatando las críticas entre la comunidad. Sin embargo, no hay que dejarse llevar por el odio hacia la compañía desarrolladora: Unity era un entorno en declive, muy críticado por su elevado consumo de recursos. Se trataba de un lastre para el futuro de Ubuntu, y de ahí la decisión estratégica de prescindir de él.

Que Unity vaya a desaparecer del catálogo de Canonical es el primer motivo para no actualizar la distribución principal de Ubuntu, porque ¿por qué sumergirse en una versión de tan corto recorrido? Es mucho mejor instalar directamente Ubuntu GNOME 17.04, uno de los sabores de la familia.  De aquí a 12 meses se fusionará con la versión que hasta ahora equipaba Unity, así que es mejor ir adelantándose a los acontecimientos.

Si eres usuario de Linux, ¿por qué pagar por Windows? Ahorra dinero con estos portátiles FreeDOS sin sistema operativo

Pocos cambios importantes

Canonical ha desaprovechado esta versión para hacer grandes cambios en su sistema operativo. Es el 16.10 con algunas mejoras gráficas en menús y un nuevo kernel de Linux, el 4.10. Como es habitual, se promete toda una serie de mejoras en rendimiento y estabilidad que a la hora de la verdad no aprecian.

Hemos probado tanto Ubuntu como algunos de sus sabores, y podemos afirmar sin temor a equivocarnos que la 17.04 funciona exactamente igual que sus predecesoras. Se ven cambios en el aspecto estético, pero muy muy leves. Ni siquiera se modifica el catálogo de software preinstalado, más allá de actualizar a su última versión algunas aplicaciones como LibreOffice.

Se mantienen los problemas de la 16.04 y 16.10

Si eres usuario de Xubuntu o Lubuntu, habrás detectado ciertos problemas últimamente. Uno de ellos es tremendamente molesto, y es que GNOME Software no funciona en absoluto.

No hay forma de instalar apps desde esta Appstore a menos que se sumerjas en la consola, algo que no debería ser necesario. Si se incluye una tienda de software es precisamente porque se quiere proporcionar una forma gráfica de instalar aplicaciones.

El antiguo centro de software de Ubuntu era feo y lento, sí, pero funcionaba. Nada se ha hecho desde Canonical para solucionar este bug, un error flagrante que hace que la experiencia de usuario sea frustrante y desagradable. Es una de las quejas más populares en los foros de la comunidad Linux.

En Ubuntu, la distribución principal, sí que funciona, pero no así en el resto. Contrasta con la facilidad de uso del instalador de Software de Linux Mint, su principal rival.

Estas son las distribuciones de Linux a tener en cuenta en este 2017

Conclusión: ¿era necesaria una actualización?

Después de analizar las ventajas -pocas- y desventajas de Ubuntu 17.04, la conclusión alcanzada es que para esto no era necesaria una actualización. El calendario fijado por Canonical dice que deben lanzar una actualización en abril y otra a finales de año, y eso los convierte en esclavos de sí mismos.

Parece que Ubuntu 17.04 tenía poco o nada que ofrecer, pero aun así se han visto obligados a liberar una actualización. Quizás ha llegado el momento de preguntarse si tiene sentido forzar dos actualizaciones el año y una LTS cada dos años, vista la escasez de novedades que se pueden ofrecer.

Ahora que las distribuciones de Linux son más potentes y funcionales, Canonical corre el riesgo de caer en la irrelevancia. O hace cambios importantes en sus distribuciones o Mint continuará comiéndole terreno, y por detrás viene Manjaro pisando fuerte.

Tags:

#Linux, #Ubuntu

Ver ahora:

Te recomendamos