Skip to main content

Análisis y opinión sobre Ubuntu Budgie 17.04

Opinión sobre Ubuntu Budgie, la nueva distribución ligera de Linux.

11/06/2017 - 08:17

Si eres usuario de Ubuntu, sabrás que esta distribución de Linux cuenta con varias versiones. Son los llamados Sabores, y varían según el entorno de escritorio que tienen preinstalado de serie. El último en incorporarse a la familia es Ubuntu Budgie, que ya está disponible para descargar en su versión 17.04.

Esta distribución cuenta con entorno de escritorio Budgie, uno de los más recientes. Ya lo habíamos visto antes en Solus OS, pero ahora que se asocia con Canonical y Ubuntu tiene más posibilidades de llegar al gran público.

Hemos elaborado un análisis de Ubuntu Budgie 17.04 para valorar su potencial. Nuestra opinión, ya os lo adelantamos, es buena en líneas generales, aunque con algunos matices.

La interfaz de Budgie, el primer elemento novedoso

Nada más instalarlo entra en juego su aspecto, novedoso con respecto a los entornos de escritorio que ya conocemos. Para empezar, cuenta con el panel superior característico de Gnome con el menú de aplicaciones, que en esta ocasión se ve acompañado por dos elementos extra.

Es, en primer lugar, el dock Plank. De serie viene situado en el lado izquierdo del escritorio, aunque se puede personalizar para colocarlo abajo o arriba.

También es nuevo el menú desplegable lateral de notificaciones y ajustes. No está en Ubuntu ni en Linux Mint, por poner dos ejemplos. Más bien recuerda a la interfaz de Deepin que a cualquier otra.

Durante esta review de Ubuntu Budgie nos hemos tenido que acostumbrar a interactuar tanto con el panel como con el dock de Plank. Para los que estén hechos a la interfaz de Cinnamon, XFCE o LXDE, será más complicado que para el resto.

Si no vas a usar Windows, ¿por qué pagar por él? Echa un vistazo a estos portátiles sin sistema operativo

Como se puede ver en algunas de las imágenes que adjuntamos, no se puede decir que la experiencia estética sea desagradable ni mucho menos. El aspecto es moderno, aunque en nuestra opinión, Budgie peca de exceso de paneles y docks. Tres son quizás demasiados para un sólo escritorio.

Un elemento negativo es la traducción de los menús. Puede que al ser el primer Budgie bajo el paraguas de Canonical no haya dado tiempo a traducirlos por completo, aunque si sabes un poco de inglés no deberías tener problemas.

En definitiva, es entorno de escritorio peculiar en el aspecto estético en el que debes aprender a sacarle partido a Plank. Si eres de los que odian un dock parecido al de macOS, pasa a la siguiente distro.

Gnome Software, el talón de Aquiles de Ubuntu

Una vez más no nos queda más remedio que dar un buen revés a Ubuntu en el apartado de software. Desde hace varias ediciones se sustituyó el Centro de Software clásico por el nuevo Gnome Software.

Lo que a priori era una decisión estratégica acertada ha resultado ser una pesadilla para algunos usuarios. El Centro de Software antiguo no era bonito ni rápido, pero en él podías encontrar e instalar aplicaciones.

El nuevo tiene muchos más problemas, y es que en algunos sabores y ordenadores funciona mal o directamente no lo hace en absoluto. Es el caso de Ubuntu Budgie: en el análisis hemos sido incapaces de instalar paquetes .deb a través de él.

Está web te pregunta qué tipo de usuario eres y te dice qué distro te conviene más

Para localizar e instalar software alojado en la propia Appstore sí que no hemos encontrado inconveniente. No obstante, el catálogo es bastante limitado y a veces es necesario instalar apps de terceros. Por ejemplo, para instalar Google Chrome hemos tenido que hacerlo desde la terminal.

En cuanto a programas preinstalados con Budgie 17.04, destaca la presencia de Chromium como navegador predeterminado. Sustituye a Firefox, el que traen la mayoría de distribuciones de Linux.

También está presente LibreOffice 5.3, la última versión de esta alternativa gratis a Microsoft Office. No ocurre lo mismo con otros programas clásicos del mundo Linux como GIMP o VLC, que debes instalar desde la aplicación de Software.

Ubuntu Budgie, una distro ligera muy competitiva

Vamos ahora con el apartado más importante de este análisis de Ubuntu Budgie 17.04. ¿Qué tal funciona? Y sobre todo ¿cómo de rápido lo hace en ordenadores lentos?

A priori, es una distribución ligera de Linux. Si tenemos en cuenta la comparativa de consumo de RAM entre las principales de ellas, está lejos bastante lejos de LXFE y XFCE, los dos escritorios low cost en cuanto a consumo de recursos por excelencia. Nuestra experiencia ha sido muy distinta.

Esta review de Budgie la hemos realizado en un Toshiba Satellite Pro L660-16E bastante obsoleto, con un procesador Intel Core i3-370M y 4GB de RAM DDR3. No es mal portátil pero no está a la altura de los ordenadores más modernos.

Para que sirva como referencia, la distribución habitual con la que trabajamos es Xubuntu. En este caso, la comparación viene muy al caso ya que ambas compiten dentro de la familia Ubuntu por ser el sabor más ligero de todos.

En un primer momento, tras la instalación, las sensaciones no fueron buenas. Lentitud a la hora de lanzar algunas aplicaciones y cierto lag. No obstante, con el paso del tiempo estos problemas se fueron disipando para dar lugar a una auténtica distro ligera.

Se toma menos de un segundo para abrir nuevas ventanas, un poco más para ejecutar programas como GIMP o Chrome. En este sentido no hemos notado apenas diferencia con respecto a Xubuntu y XFCE, cosa que sí ocurrió cuando probamos Linux Mint XFCE.

Podemos afirmar que en un ordenador como el mencionado, Xubuntu aún va un poco por delante en rendimiento, pero seguido de cerca por Ubuntu Budgie y con Linux Mint XFCE por detrás de ambos. A mucha distancia está el sabor principal de esta distribución, el que cuenta con escritorio GNOME.

Configura tu ordenador a medida en PCComponentes y ahorra una pasta

La única pega de toda la review de Budgie 17.04 que afecta a la estabilidad y rendimiento es la falta de la primera de ellas. Cuando transcurre un tiempo de uso y la temperatura de la CPU se eleva, esta versión el SO sufre mucho más que otras, aumentando la velocidad de carga de apps bastante.

Por otra parte, hay un problema que no podemos pasar por alto. No estamos en condiciones de afirmar que sea generalizado en todos los PC que utilizan esta versión de Ubuntu, pero nosotros sí lo hemos sufrido. Tiene que ver con el WiFi y sus constantes desconexiones.

Puede deberse a los drivers de la tarjeta de red Realtek, o no. En cualquier caso con Xubuntu o Mint no ocurre lo mismo.

Conclusión: promete ser de los mejores sabores de Ubuntu

Puede que pocos usuarios le den una oportunidad a este sabor de Ubuntu, aunque con la sacudida vivida a raíz de la decisión de Canonical de prescindir de Unity puede que opinen distinto. Ahora tienen que elegir entre algunas de las versiones ligeras -Xubuntu, Mate y Lubuntu- o irse a algo más “underground” e igualmente rápido como Budgie.

Para los amantes de Gnome sin duda tiene su atractivo, sobre todo para los que aman el aspecto del Gnome de antaño, el que aún sobrevive en el entorno de escritorio Mate.

Digamos que el aspecto y el rendimiento de Ubuntu Budgie se queda a medio camino entre lo que ofrece Mate y algunas distribuciones más pesadas como Elementary OS o Ubuntu Unity. No está mal.

De momento en la review de Budgie 17.04 cuenta con errores que empañan nuestra opinión. No podemos utilizar un SO en el que el WiFi es una lotería, por poner un ejemplo. Lo único que podemos hacer es esperar a la 17.10 para ver si lo han solucionado y darle otra oportunidad.

Ver ahora:

Te recomendamos