Android L activará la encriptación de datos por defecto

Android L activará la encriptación de datos por defecto, como iOS 8.

Parece que esta vez, la cosa va en serio.

Google y Apple han dicho basta. Están hartos de ser presionados por las agencias de espionaje, los gobiernos y las autoridades para que entreguen datos mientras, al mismo tiempo, sus clientes les acusan de traicionarlos.

A partir de ahora, nadie espiará a sus usuarios y ellos no podrán ser presionados para que revelen las claves, porque no las almacenarán. Al menos, esa es la teoría... En la práctica, ya veremos si esta encriptación se puede saltar de alguna forma...

iOS 8 ya incluye la encriptación de todos los datos por defecto. Android también lo permite desde hace tres años, pero es opcional y hay que hacerlo manualmente. Y sólo está disponible en ciertos dispositivos. Mucha gente ni siquiera sabe que existe esta opción.

Ahora Google anuncia, en el periódico The Washington Post, que Android L vendrá con encriptación de datos activada por defecto.

"Como parte de nuestra próxima versión de Android, la encriptación de datos estará activada por defecto en Android L, así que el usuario ni siquiera tendrá que preocuparse de activarla", ha dicho Nick Christoff, portavoz de Google.

Google no almacenará las claves ni en el dispositivo ni en sus servidores, evitando así que la NSA u otras agencias gubernamentales la presionen en secreto para que revele datos, como ha ocurrido estos últimos años.

Android One: el nuevo rostro de Google para cambiar el mundo

Aunque, con esta medida, los usuarios de Android disfrutaremos de más privacidad, la otra cara de la moneda es que, si pierdes las claves del dispositivo, nadie será capaz de recuperar su contenido, ni siquiera Google.

Del mismo modo, las autoridades tendrán más dificultades para prevenir delitos, y aún después de detener a un delincuente no podrán acceder a sus datos, que podrían ser vitales para su acusación, porque las claves sólo las conocerá él.

Privacidad y persecución de delitos. ¿Dos enemigos irreconciliables?