Skip to main content

Barcelona cambiará Windows por Linux antes de 2019

El Ayuntamiento de Barcelona se pasará a Linux.

15/01/2018 - 08:41

El Ayuntamiento de Barcelona se despide de Microsoft y Windows. Antes de 2019, sus ordenadores utilizarán Linux como sistema operativo y programas Open Source. Así, el consistorio espera no sólo reducir su dependencia de distribuidores privados sino también ahorrar una importante cantidad de dinero en licencias.

El primer paso de esta transición hacia el software libre será cambiar los programas actualmente en uso por otros alternativos Open Source. Por ejemplo, Office será sustituido por LibreOffice e Internet Explorer por Mozilla Firefox. Esto ocurrirá en este mismo año, en el que el 70% del presupuesto de software del Ayuntamiento se invertirá en software libre.

Una vez que se complete esta primera fase, el Ayuntamiento de Barcelona se pasará definitivamente a Linux. La idea es conseguirlo antes de que expire la legislatura actual, durante la primavera de 2019. Casi con total seguridad el sistema operativo elegido será Ubuntu, pues al parecer la prueba piloto realizada se ha hecho con esta distribución de Linux, probablemente la más popular ahora mismo.

Una de las ventajas de cambiarse a Linux es que necesita muchos menos recursos para funcionar, y eso hará que los empleados públicos experimenten una mejora inmediata en el rendimiento de sus PC. Además, alargará la vida útil de los equipos durante algún tiempo más.

Como es de esperar, la transición de Windows a Linux y al software libre traerá algunos problemas. Aunque se ha contratado a 65 nuevos desarrolladores, seguramente los inconvenientes vendrán a la hora de instruir a los empleados públicos y funcionarios para que hagan las mismas tareas con un programa distinto. En algunos casos son muchos años utilizando la misma versión de la aplicación.

7 cosas que funcionan con Linux y no lo sabías

Aunque LibreOffice o Firefox son programas excelentes e igual de competitivos que Office e Internet Explorer -e incluso mejores- su utilización también requiere de un período de aprendizaje antes de que todo vaya como es de esperar. Tristemente, hay otras ciudades que han intentado la misma transición que Barcelona y han fracasado, siendo Munich el ejemplo más sonado.

No hay cifras de ahorro estimadas, aunque más allá del aspecto económico, parece que esta decisión está motivada en parte por el deseo de apoyar el desarrollo de software libre, que en la mayoría de casos es plenamente funcional y mucho más barato. Quizás el ejemplo de Barcelona sirva para que otras ciudades españolas sigan el ejemplo próximamente.

[Fuente: El País]

Ver ahora: